La primera vez que la familia Auziére, nombre del primer marido de Brigitte, se enteró de la existencia de Emmanuel Macron fue cuando su hija Laurence le dijo a ella: ”Mami, en mi clase hay un chico loco que sabe todo de todo”. Ella era la hija mayor de un aburguesado matrimonio de Amiens.

Brigitte era la hija -y ahora heredera- del dueño de una famosa empresa de chocolates y panaderías en Amiens y su marido, un banquero. Tenían tres hijos y ella trabajaba como profesora de drama y latín en el colegio jesuita, que tenía como alumno a Macron.

El documental de France 3 ilumina esos años oscuros, cuando se inicia este romance clandestino, pero evidente para los alumnos del colegio y para los que los veían.

Tiphaine Auziére, hija de Brigitte, hoy con 34 años y entonces con 9, recordó esos días en la televisión: ”Ellos estaban muy enamorados y era absolutamente obvio entre ellos y muy difícil”.

El film incluye testimonios de amigos, ex alumnos, y profesores del colegio católico de Amiens. También revela la angustia de Brigitte cuando Emmanuel le declaró su amor a esta popular y muy querida profesora de drama del colegio donde era su alumno. Era 1994 y el futuro presidente de Francia solo tenía 16 años.

Los padres de Emmanuel convocaron a la profesora al orden. Le pidieron dejar de verlo hasta que tuviera 18 años. Ella replicó: ”Yo no puedo prometer a ustedes nada”.

El adolescente Emmanuel fue fletado a París para continuar sus estudios en el prestigioso liceo Henry IV, al que acude la élite intelectual francesa. Luego estudió Ciencias Políticas, Filosofía y la ENA, la escuela que forma a los funcionarios del estado francés.

Para entonces André Louis Auziére abandonó Amiens, al enterarse del romance de su mujer con su alumno. Partió a Lille, una ciudad al norte de Francia. Brigitte y Emmanuel continuaron su relación a distancia a lo largo de 13 años, incluido cuando ella se va a vivir a Estrasburgo. Después que finalizan los Auziére los trámites de divorcio, Macron le propone casamiento en el 2007.

El film demuestra hasta dónde la pareja es un equipo indestructible. ”Si yo tengo que dar una visión del amor, esa es la de Emmanuel y mamá”, dijo Tiphanie. “Cuando ellos están juntos, es casi como si el mundo no existiera” describió.

A pesar de todo, los tres hijos de Brigitte no sufrieron la separación. ”Ellos manejaron las cosas para que sufriéramos lo menos posible”, contó su hija menor.

Si bien Brigitte no participó en el documental, se la menciona diciendo: ”Yo sé que voy a herir a mis chicos y me lo reprocho pero si yo no hubiese hecho esta opción, hubiera perdido algo en mi vida”.

El documental muestra a la pareja que fascina a la opinión pública, y a ella como su coach, su fuente de inspiración.

Brigitte sufrió tanto las críticas en Amiens que partió. En esta pequeña ciudad ahora desindustrializada, su familia Trogneau tiene una cadena de panaderías y chocolaterías pero al final es como un pueblo chico. Ella se fue a trabajar a Alsacia para encontrar paz y poder continuar un romance.

El film compara el affaire del alumno y su profesora con el caso de Gabrielle Russier, una maestra en Marsella que se suicidó en 1969 después de ser acusada de seducir a un chico de 16 años en su clase.

El de Brigitte tuvo un final feliz: la llevó al palacio del Eliseo y tener el 67 por ciento de popularidad en la opinión pública como primera dama francesa.

Emmanuel Macron, el presidente, conserva el 44 por ciento de popularidad en su cargo.