Desde el ICEMD remarcan la necesidad de que las compañías tengan planes de respuesta ante crisis reputacionales en Internet.

Estar presente en las redes sociales hace tiempo que dejó de ser una oportunidad para convertirse en una obligación imprescindible de cualquier compañía que quiera sobrevivir. Pero lo que es un escaparate para dar a conocer nuevos productos y servicios, estableciendo relaciones a largo plazo con sus audiencias, también puede ser una importante fuente de problemas para las empresas si se gestionan de forma inadecuada.

En ese sentido, se estima que la ausencia de gestión de reputación online puede traer consigo graves perjuicios para las marcas. En concreto, el 83% de éstas sufrirá algún tipo de crisis en redes sociales e Internet en los próximos 5 años.

Así lo asegura Elvis Santos, director general de Shackleton Buzz & Press y profesor del ICEMD (Instituto de Economía Digital de ESIC) para quien el 90% de los usuarios confía en las recomendaciones que sus contactos publican en Internet, mientras que el 70% se fía de lo que dicen de un producto usuarios que no conoce y además revisan opiniones de terceros antes de comprar un producto, mientras que el 75% de los clientes no se creen lo que dicen en la publicidad tradicional.

Para el director general de Shackleton Buzz & Press, el 43% de los ejecutivos creen que su organización es muy susceptible de sufrir riesgos reputacionales y que la reputación tiene un impacto directo sobre los resultados de negocio. “Ya no se compra algo sólo por precio, sino por la admiración, el respeto o la confianza” ha opinado Santos. Así, un 23% de los consumidores están dispuestos a comprar productos a una empresa con una reputación media, un 39% si la reputación es sólida y un 77% si ésta es excelente. Por todo ello, ha concluido “la reputación debe de ser algo estratégico, pues tiene un impacto directo en el negocio”.

Vía TicBeat