Cuando el traje parecía que estaba listo, con todo lo que costó armarlo por lo ancho de espaldas, apareció Julio.

Martín Kerchner, el hombre al que no fue sencillo conseguirle la modista que le diseñara el saco, quedó estático. No es para menos, ya que no todos los días aparece enfrente un sujeto que está acostumbrado a medirse en las urnas, y más si ese individuo tiene antecedentes en ganar.

Cobos tiene ganas, y el predilecto de Cornejo se llenó de espasmos. Ocurre que al súper ministro le será difícil enfrentarlo.

El ex gobernador ya no lo oculta. Sin rodeos le dijo a los medios del norte provincial que quiere ser candidato el año que viene.

“Ganas no me faltan”, señaló con todas las letras al ser consultado sobre esa posibilidad.

Desde hace un par de días que venía el rumor. Fue en la fiesta de su cumpleaños 63 donde entre brindis y brindis sus allegados señalaron que “Julio está en la manga”, en clara referencia a que está a corta distancia de salir a devorarse la cancha.