En la sala de debate de la Primera Cámara del Crimen, y bajo la presidencia del Dr. Julio Cesar Bittar, comenzó a ser juzgado el ex Argentinos Juniors Luciano Cabral (22) por la muerte de Joan Villegas. Horrendo episodio de sangre ocurrido el 1 de enero de 2017 en el barrio Los Inmigrantes, de General Alvear.

Junto al ex jugador de fútbol profesional están sentados en el banquillo de los acusados su padre José (42),  Axel Olguín (20) y Brian Santana (18).

Los cuatro están señalados de terminar con la vida del joven luego de darle una feroz paliza y rematarlo con un escombro en la cabeza.

Acompañan al Dr. Bittar  los magistrados Ariel Hernández y Carlos Parma (juez penal de menores), quienes tendrán la responsabilidad de administrar las dos semanas del juicio que tienen como fiscal de Cámara al Dr. Norberto Jamsech.

Luciano es defendido por los reconocidos penalistas Tíndaro Fernández y Gustavo Nedic, en tanto que María de los Ángeles Gualpa, madre de la víctima, eligió no ser representada por la abogada que la venía asistiendo, la Dra. Claudia Fajardo, y en consecuencia le asignaron una oficial.

Como dato sobresaliente, minutos antes de que comenzara el juicio, la secretaria del tribunal indicó a la prensa que el mismo sería a puertas cerradas por la presencia de un menor de edad como imputado, y por lo tanto se restringió el ingreso a la prensa. Es que Santana tenía 17 años cuando ocurrió el crimen.

La madre de Joan confía  en que los testigos se animen a contar todo lo que saben, considerando que en más de una oportunidad ha manifestado que “muchos tienen miedo y están amenazados por los Cabral”.