La media sanción al proyecto por la legalización del aborto hizo eco en la región, en donde las leyes vigentes penalizan la interrupción voluntaria del embarazo. Pero Chile podría sumarse a la “marea verde”, ya que un grupo de legisladores presentará en la Cámara de Diputados una iniciativa similar a la votada en la Argentina.

Los encargados de presentarlo serán los dirigentes del Partido Liberal chileno. “Tomamos la agenda de la mujer y nos hacemos cargo de promover sus libertades. Las argentinas nos han dado un tremendo ejemplo a seguir y buscaremos medidas concretas en favor de la autonomía”, sostuvo la vocera Carolina Cariceo.

En septiembre del año pasado, el país andino obtuvo con una amplia mayoría en el Congreso un proyecto que despenaliza el aborto en tres tipos de escenarios: por inviabilidad fetal, riesgo de muerte de la mujer y si el embarazo es producto de una violación.

A pesar de que los opositores a la iniciativa habían presentado recursos ante la Justicia porque lo consideraban “institucional”, el Tribunal Constitucional de Chile ratificó la medida. Según el Ministerio de Salud, seis meses después de la promulgación de la ley, el país registró 111 abortos por esas tres causales.

El proyecto de aborto legal en Chile

Según el diario La Tercera, que tuvo acceso al borrador, el nuevo proyecto contemplaría la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación y sin que sea necesaria una autorización judicial previa, sino solamente un consentimiento informado, escrito y firmado por la mujer.

Además, se buscará modificar la objeción de conciencia institucional, que está siendo objeto de polémica en Chile después de que algunos centros médicos -que reciben subvenciones del Estado- se niegan a ejercer la práctica.

Vlado Mirosevic, uno de los miembros del partido que estará encargado de presentar el proyecto en Diputados, declaró que esta iniciativa permitirá que en un futuro cercano se pueda abrir un debate en el país, como ya sucedió en otros lugares de Latinoamérica.

El impacto de la “ola verde” de Argentina

Después de 22 horas de debate, la Cámara de Diputados argentina dio “luz verde” al proyecto por el aborto legal, seguro y gratuito. Tras una histórica sesión, con giros inesperados y cambios a último momento, la medida obtuvo la media sanción por 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención.

Mientras los legisladores exponían sus posturas puertas adentro del Congreso, en las inmediaciones del Palacio se organizaron dos marchas. Por un lado, con pañuelos verdes, los que defendían la iniciativa. Y en la vereda contraria, separados por un corredor de seguridad y con pañuelos celestes, los que se resistían y pedían “salvar las dos vidas”.

El proyecto garantiza el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, inclusive, de gestación. Fuera de este plazo hay tres excepciones: si fue producto de una violación, si está en riesgo la vida de la madre o su salud, y si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto.

Con respecto a las chicas menores de 16 años, el aborto se debe realizar con su consentimiento informado y conforme a lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial. “En particular, debe respetarse el interés superior del/a niño/a o adolescente y su derecho a ser oído”, explica el documento.

Además, determina que la mujer tiene derecho a acceder a la práctica en un plazo máximo de cinco días de corrido desde su requerimiento. Tanto antes como después de la interrupción de su embarazo, el centro médico debe contenerla a través de consejerías. De acuerdo con la iniciativa, “los directivos de los establecimientos de salud deben garantizar la práctica sin ninguna autorización judicial previa” y “no podrán imponer requisitos de ningún tipo que “dificulten el acceso a las prestaciones vinculadas con la interrupción”

También se establece la objeción de conciencia para los médicos. Esto significa que el profesional solo puede negarse tras manifestar su objeción previamente, de manera individual y por escrito, y tras comunicárselo a la autoridad del establecimiento en donde trabaja. Cada centro debe llevar un registro de los médicos objetores. La ley prohíbe la objeción de conciencia institucional y/o de ideario.

 

Fuente:TNMundo