Así surge de un estudio sobre las cifras oficiales entre 2005 y 2015 del Ministerio de Salud de la Nación; entre los adultos prevalecen el cáncer y las enfermedades circulatorias

En la Argentina muere una persona cada dos minutos, pero las razones varían de manera significativa según la edad. Entre los 15 y 34 años la principal causa de muerte son los accidentes de tránsito y los suicidios. Desde los 35 hasta los 44 se suman las enfermedades por VIH. En cambio, desde los 45 hasta los 64 son los tumores malignos de pulmón, mama, ovario y colon los que provocan la mayor cantidad de muertes. De los 65 en adelante, el motivo de defunción varía entre las enfermedades circulatorias, como el paro cardíaco, y las respiratorias.

Así lo determinan las cifras oficiales publicadas desde 2005 hasta 2015 por la Dirección de Estadística e Información de Salud, y que clasificó LN Data. En estos 11 años, en nuestro país murieron 3.450.695 personas y el ranking total de causas de fallecimiento por tipo de enfermedad está liderado por la insuficiencia cardíaca, la neumonía e influenza y los infartos. Sin embargo, entre los jóvenes, por caso, los decesos por accidentes viales son muy altos.

En 2015, un argentino murió cada dos horas en un incidente vial, y el 44% de las víctimas tenían entre 15 y 34 años. Si se suman los 11 años de registros oficiales, el número de fallecidos en accidentes viales llega a 53.623.

El titular del Sistema de Atención Médica de Emergencias de la ciudad de Buenos Aires (SAME), Alberto Crescenti, manifestó que de las 800 salidas diarias, casi el 40% son incidentes de tránsito, y en la gran mayoría de los casos las víctimas son adolescentes o jóvenes adultos. Y agregó: “Hablan por celular, no respetan las velocidades máximas o conducen con alcohol en la sangre. Pese a todas las campañas que se hacen, el argentino es muy poco proclive a respetar las reglas”.

Otra causa de muerte que predomina entre los jóvenes son los suicidios. Más de 3000 argentinos se quitan la vida por año y, en promedio, la mitad de ellos son personas de entre 15 y 34 años.

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Argentina es el tercer país de América latina con la tasa de suicidios más alta. En primer lugar se encuentra Bolivia, con una tasa de 18,7 cada 100.000 habitantes, y le sigue Uruguay, con 17.

Ya entre los 35 y 44 años, además de los accidentes de tránsito, la principal causa de muerte son las enfermedades por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Solamente en 2015, 1553 personas fallecieron por esta causa en la Argentina. En el mundo, en el mismo año, fallecieron 1,1 millones. Este tipo de enfermedades son conocidas como “infecciones oportunistas” ya que habitualmente requieren que la persona presente un bajo nivel de defensas para manifestarse.

En el país, 33% de las víctimas que murieron por VIH en 2015, tenían entre 35 y 44 años, esto equivale a un total de 505 personas. La enfermedad en los pacientes no tratados tarda en promedio 10 años en desarrollarse, lo que significa que estos fallecidos se infectaron entre los 25 y 34 años. En total, durante 11 años, 15.541 ciudadanos perdieron sus vidas por este motivo.

Si bien el sida provoca una alta mortalidad en los pacientes no tratados, Marcelo Bases, médico infectólogo dedicado a la atención del VIH-sida en el hospital F. J. Muñiz, confirma que “en la actualidad es aceptado que la infección por el VIH se puede controlar”.

“Incluso -dice Bases- se la puede considerar una enfermedad crónica, siempre y cuando el paciente reciba la terapéutica adecuada y cumpla con las indicaciones médicas. Si por cualquier motivo no recibe o abandona el tratamiento, el virus se reactiva, se multiplica nuevamente con velocidad y compromete el sistema inmunológico.”

Entre los 45 y 64 años, por otro lado, el cáncer es la principal causa de defunción. Los tumores malignos que más muertes generan a esa edad son los de pulmón, mama, ovario y colon. Estos cuatro tipos causaron el 40% de los fallecimientos totales por cáncer. En cambio, en los menores de entre 1 y 14 años predomina el tumor maligno de leucemia y el de encéfalo y/o partes del sistema nervioso. Ambos costaron 32.438 vidas en ese lapso de 11 años. En promedio, por año mueren más de 50.000 personas víctimas de cáncer.

Con respecto a los factores de riesgo del cáncer, Matías Fosco, director médico del Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, explicó que el cigarrillo está asociado al de pulmón y el consumo excesivo de carne podría estar asociado al de colon. Además, el consumo de alcohol, algunos tipos de obesidad y de píldoras anticonceptivas, la terapia hormonal posmenopausia, antecedentes familiares y ciertas condiciones genéticas aparecen como causa frecuente del cáncer de mama.

Detección precoz

“Si bien no se han podido identificar de manera sistemática los factores de riesgo de algunos tumores, siempre es importante la pesquisa y la detección precoz”, aclara Fosco. De ahí la importancia de realizar con regularidad diversos exámenes médicos, como mamografías, tomografías, radiografías y pruebas físicas en el caso de un cáncer dérmico.

En cuanto a las personas mayores de 65 años, la principal causa de defunción son las enfermedades circulatorias. Éstas fueron las responsables de la muerte de 836.092 personas de esas edades en los últimos 11 años. Predominan las isquemias del corazón, conocidas como infarto o ataque cardíaco, que tienen que ver con las enfermedades específicas de las arterias del corazón y que pueden causar una insuficiencia cardíaca.

Fosco expresó que ningún sexo está libre de padecer una enfermedad vascular, pero que hasta los 50 años el hombre es el más afectado, porque las mujeres tienen una protección hormonal natural hasta la menopausia.

Las enfermedades respiratorias son la segunda causa en importancia de muerte de los argentinos que superan los 65 años. Sobre todo por afecciones como la neumonía y la influenza, que provocaron la muerte de 185.031 personas de esa edad desde 2005 hasta 2015. La explicación es que durante la vejez la predisposición o la resistencia a las infecciones es menor.

“Es distinto enfrentar un cuadro de neumonía a los 20 años que a los 80, con una enfermedad cardíaca. La población tiende a ser más frágil en sus últimos años de vida”, manifestó Fosco. En promedio, por año fallecen 48.200 personas por enfermedades respiratorias.

Fuente: La Nación

www.ciudadanosur.com.ar

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail