El Parlamento francés aprobó este miércoles un proyecto de ley contra la violencia machista que incluye una multa económica a quienes hagan comentarios sexistas y un agravamiento de las penas de cárcel por agresión sexual contra menores.

El texto fue adoptado por 92 votos a favor, ninguno en contra y ocho abstenciones en su lectura definitiva en la Asamblea Nacional, dominada por el partido del presidente, Emmanuel Macron, La República en Marcha (LREM).

El proyecto de ley, impulsado por la secretaria de Estado para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, Marlène Schiappa, responde al movimiento de denuncias de abusos sexuales #MeToo; a las recurrentes situaciones de acoso verbal callejero sucedidos en algunos barrios de París, y a mediáticos casos en Francia de relaciones sexuales entre menores y adultos.

Entre las principales novedades de esta norma destaca la imposición de una multa máxima de hasta 750 euros por el delito de «injuria sexista», que se equipara al de «acoso sexual».

De este modo, se castigarán comportamientos o comentarios con «intención o conducta sexual o sexista» que ofenda la dignidad de la mujeres y que sean «degradante o humillante o creen una situación intimidatoria hostil u ofensiva».

Schiappa asumió que se inspiró en difundidos casos de acoso callejero, como el de la joven que fue agredida en París la semana pasada en plena calle por un hombre, al que había mandado «callar la boca» por sus comentarios y gemidos obscenos.

«El acoso callejero era una fatalidad. Nosotros nos rebelamos contra esa fatalidad, contra ese acoso cotidiano», aseveró la secretaria de Estado, quien no explicó cómo funcionará el proceso de denuncia -si será la policía in situ o las propias mujeres en la comisaría-.

Combatir el acoso sexista en las redes también consta como una de las preocupaciones de esta ley.

Asimismo, el texto decreta un aumento de la prescripción de los delitos de violación de los actuales 20 a los 30 y endurece los casos de violación y agresión sexual contra menores de 15 años, establecida como la edad mínima de consentimiento sexual.

En el debate parlamentario antes de la aprobación final, Schiappa aseguró que esta ley tiene «los avances» con los que se comprometió el presidente Macron y abogó por profundizar «el combate cultural» contra el machismo y el sexismo.

 

Fuente:www.clarín.com