La semana pasada, un profesor que ejercía como supervisor de escuelas técnicas fue separado del cargo por increpar al gobernador por medio de las redes sociales. De acuerdo a la resolución de Dirección General de Escuelas, el docente lo insultó a Cornejo en Facebook.

El caso no pasó desapercibido e incluso generó un gran debate. Pero la historia no termina allí y todo indica que la polémica seguirá creciendo, ya que desde el Gobierno informaron que el mismo camino transitará todo aquel maestro que agravie por medio de las redes sociales a Cornejo o a cualquiera de sus ministros.

“El estatuto del docente es muy claro en ese sentido”, apuntó Francisco Fernández, director de Asunto Jurídicos de la DGE. “El reglamento, en el articulado de las obligaciones, dice que el maestro tiene que tener una conducta acorde a su condición de educador”, amplió.

“Cualquier docente de la provincia que insulte al gobernador es pasible de sanción. Tenemos que tener en cuenta que deben tener una conducta apropiada dentro de la sociedad, tanto en el aula como en su vida. Eso lo saben muy bien desde el momento en que comienzan a ejercer”, exteriorizó.

Fernández aclaró después que “no está prohibido expresarse políticamente en las redes, lo que no se puede hacer es usar ese medio para insultar al gobernador ni a ningún funcionario”.