El jefe de la División de Lucha Contra el Narcotráfico, comisario Juan Carlos Villafañe, contó que en el Sur “no hay grandes organizaciones dedicadas a la comercialización de droga. Lo que tenemos acá son pequeños kioscos que hacen narcomenudeo”.

Explicó luego que, en la mayoría de los casos, la droga viene del norte de la provincia donde hay grandes proveedores, sujetos que a su vez reciben la mercancía de países del norte.

“En esta zona, tenemos gente que se dedica a vender pequeñas cantidades de marihuana y cocaína. Se trata de sujetos que no hacen mucha diferencia respecto de la rentabilidad. No es mucho el dinero que ganan, sin embargo lo toman como una forma de vida”, agregó el uniformado.

“Por lo general, cuando una persona se dedica al narcomenudeo, nos encontramos que está metido alguien más de la casa. Incluso, cuando detenemos a un individuo, vemos que al poco tiempo un hermano, la madre o un tío se dedican a lo mismo. Hay familias enteras que se dedican a la venta de estupefacientes. Es realmente, más allá del delito, un tema social”, relató Villafañe.

Señaló que para desbaratar estos kioscos es fundamental el Fonodroga, el teléfono (4439669) donde anónimamente, durante las 24 horas, se puede denunciar a los lugares donde venden drogas. “Muchas de las investigaciones han comenzado con un llamado a ese número. La gente debe saber que no queda registrado el nombre en la comunicación, es una denuncia anónima”.