La coordinadora de la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil indicó que se está trabajando fuertemente para terminar con el trabajo de niños y niñas en fincas. Dijo además que otro sector que preocupa es el de los hornos de ladrillos.

El lunes fue el día mundial de la lucha contra el trabajo infantil, y en tal sentido se llevaron adelante, en nuestra provincia, varios encuentros y jornadas de reflexión sobre el tema que, al parecer, sigue siendo en el 2017 una problemática.

Al respecto, la coordinadora de la Copreti (Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil), Ángeles Angulo, fue precisa al señalar que “Mendoza sigue teniendo índices muy altos de trabajo infantil en el sector agrícola”, para luego agregar que otro de los lugares donde también se observa mucho niño trabajando es en los hornos de ladrillo.

Más tarde reconoció que se están haciendo exhaustivos controles por parte de la Subsecretaría de Trabajo de la provincia y del Ministerio de Trabajo de la Nación durante la época de cosecha, al tiempo que destacó lo importante que es para Mendoza el programa ‘Buena Cosecha’ destinado a la contención de niños y niñas, y cuyo objetivo es luchar contra el trabajo infantil en el ámbito rural y dar una solución a los padres y madres que se desplazan en el período de cosecha y llevan a sus hijos al trabajo.

El programa consiste en la creación de centros socioeducativos rurales donde los chicos son cuidados y hacen actividades recreativas mientras sus padres trabajan.

En la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil no solamente intervienen los organismos estatales, sino que participan organizaciones no gubernamentales, sindicatos y también empresas. La idea es que se trabaje en conjunto, articulando políticas que permitan erradicar de una vez por todas el trabajo infantil en Mendoza.

Silvio Barroso

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail