“Si el radicalismo va a ir a esa mesa para seguir consintiendo, avalando y defendiendo ideas que hasta hace dos años criticábamos, no me representa”, señaló el dirigente Ricardo Alfonsín en referencia a la participación de Ernesto Sanz en el reducido grupo de confianza de Mauricio Macri.

El hijo del ex presidente subrayó, en declaraciones a medios porteños, que espera que la Unión Cívica Radical no participe de “la mesa chica del Gobierno para seguir defendiendo ideas” que no pertenecen al tradicional partido.

No anduvo con chiquitas al pedir que el sanrafaelino, cuando vaya a esos encuentros, diga lo que tiene que decir un radical.

“Le reprocho a la UCR que acompañe muchas decisiones que se han tomado que son las contrarias a las que decíamos que había que tomar”, agregó.

También le dedicó unas palabras a Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional, al manifestar que “es extraño que pida más Cambiemos y menos radicalismo”.

“Hay muchos que están más preocupados por su carrera política que por nuestro partido”, remató.