Por tercera vez, Amado Boudou ingresará a prisión. La decisión la tomó la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, que revocó la excarcelación que obtuvo el ex vicepresidente en diciembre pasado después de haber sido condenado con detención inmediata en el caso de la compra venta de la ex calcográfica Ciccone. Acusado de cohecho y negociaciones incompatibles, este lunes se ordenó nuevamente su prisión preventiva. Entendieron que aún hay «riesgos procesales» si Boudou se mantiene en libertad. Por ese motivo, el ex vice de Cristina se entregó en el Tribunal Oral Federal 4 de Comodoro Py poco antes de las 15. ​Por la noche, fue trasladado al penal de Ezeiza.

El último miércoles se había realizado la audiencia donde los organismos del Gobierno, Oficina Anticorrupción (OA) y Unidad de Información Financiera (UIF), se pronunciaron en contra de la acotada libertad que había obtenido Boudou: tobillera electrónica, prohibición de salida del país y una restricción para permanecer en un radio de cien kilómetros de su domicilio.

Este lunes, la Sala IV del máximo tribunal penal -integrada por los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani-, decidió revocar la excarcelación y volvió a dictaminar la prisión preventiva de Boudou en el marco del a causa Ciccone. La notificación al Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que tuvo a cargo el juicio y que con un voto dividido había excarcelado al ex vicepresidente, llegó pasadas las 13. Allí dispusieron que se presente en Comodoro Py, algo que Boudou acató de inmediato.

El 11 de diciembre, Boudou había sido excarcelado con un voto dividido y polémico del TOF 4, el mismo que el 7 de agosto lo había condenado a 5 años y 10 meses de prisión en la causa por la ex Ciccone Calcográfica. ¿Qué había cambiado para torcer aquella decisión? Uno de los jueces del TOF que había fallado en contra de Boudou fue ascendido a camarista, y la jueza que lo reemplazó se definió por la libertad del ex funcionario.

Las querellas de la causa, la UIF y la OA, solicitaron entonces ante la Cámara de Casación que sea revocada la excarcelación. La Sala IV de la Cámara de Casación, constituida por los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani, realizó la audiencia el miércoles por la mañana, durante la cual no se discutió la sentencia de la causa Ciccone sino el «incidente de excarcelación». Ahora con la decisión de los jueces, el ex vice de Cristina Kirchner deberá regresar a la cárcel de Ezeiza.

En la sentencia de este lunes, la Casación consideró que los jueces del TOF 4 que votaron por la excarcelación, «no habían justificado el cambio de criterio respecto a la resolución que había ordenado la prisión preventiva», dictada con posterioridad al juicio oral que condenó a Boudou a la pena de cinco años y diez meses de prisión, junto con una multa de noventa mil pesos, inhabilitación especial, por «considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública -en concurso ideal».

El juez Hornos, presidente de la Sala, secundado por Gemignani señaló que por las características de la maniobra delictiva, «manipulación de los organismos de la administración pública, vínculos nacionales e internacionales, búsqueda de impunidad» y las condiciones personal del ex vice «estaban acreditados los riesgos procesales que sustentan la prisión preventiva de Boudou».

Además, tal como planteó el juez Borinsky, los magistrados coincidieron en sostener que la resolución que otorgó la excarcerlación al ex vicepresidente​ «omitió» aspectos fundamentales de la condena del caso Ciccone que ordenó detenerlo inmediatamente «por los riesgos procesales» y la «gravedad de los hechos imputados» de corrupción.

Prisiones preventivas anteriores

Boudou ya estuvo detenido en ese penal por orden del juez Ariel Lijo en una causa por enriquecimiento ilícito. Meses después, la Cámara federal porteña ordenó que sea liberado: el fallo también generó controversia porque la decisión se tomó durante la feria, con una composición especial de la sala. Así siguió libre hasta agosto del año pasado, cuando, tras conocerse la sentencia del Caso Ciccone, se dictaminó su inmediata detención. Luego vino la nueva liberación. 

Ahora, no alcanzó el planteo de la defensa a cargo de los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, para evitar que Boudou regrese a la cárcel. Fue este último quien cuestionó el recurso concedido a las querellas para que apelen.

El fiscal ante la Cámara, Javier De Luca, opinó en este mismo sentido: adujo que «no puede ser recurrente el querellante en incidentes de excarcelación».

Por otro lado, la defensa del ex vicepresidente aseguró que no existían riesgos procesales que lo conduzcan nuevamente a prisión ya que es monitoreado con dispositivo electrónico, cada quince días se presenta en los Tribunales de Comodoro Py para comparecer y tiene prohibición de salida del País, entre otras restricciones.

Pese a dichos argumentos, la Cámara de Casación determinó que, como plantearon las querellas, nada había cambiado respecto a su situación procesal para que se le otorgue la excarcelación.

Así, el máximo tribunal penal cuestionó la segunda decisión del TOF 4 que permitió la liberación del ex vice. En diciembre, las juezas María Gabriela López íñiguez -quien ya se había opuesto a su detención durante la condena del juicio por la imprenta- y Adriana Palliotti -que se sumó luego al TOF 4 en reemplazo de su colega Pablo Bertuzzi, ascendido a camarista, y eso permitió torcer la decisión- votaron a favor de la excarcelación de Boudou. El otro juez del Tribunal, Néstor Costabel, rechazó el pedido de libertad.

 

Fuente: www.clarín.com