Efectivos de la Unidad Investigativa de San Rafael, bajo las órdenes del fiscal Javier Giaroli, procedieron a la detención de una mujer de nacionalidad chilena, de 58 años de edad, acusada de prender fuego en puertas y ventanas de casas del barrio Cristiano.

El procedimiento se llevó adelante en una vivienda de calle Callao, lugar donde se secuestraron computadoras, prendas de vestir, zapatillas y una botella con combustible.

La Pirómana tenía a maltraer al barrio desde hace muchos años. En tal sentido se contabilizan alrededor de 40 denuncias, señalaron desde la Policía, y en todas se apunta a la mujer.

De acuerdo a información oficial, actuaba en horas de la madrugada. Llevaba trapos empapados en combustible, los colocaba en las puertas de las casas y luego los encendía.

Fue una cámara de seguridad de un comercio de la zona quien terminó delatando a la femenina.

Los efectivos la trasladaron a sede policial y quedó a disposición de la Justicia bajo la carátula “averiguación daño”.