La sorpresa, o no tanto, estuvo en Mendoza. Arsenal fue mucho más que Godoy Cruz y se llevó a Sarandí su segundo triunfo consecutivo en el cierre de la segunda fecha de la Superliga. Y con ese contundente 2 a 0 los dirigidos por Sergio Rondina, recién ascendidos a Primera, están en lo más alto de la tabla junto con San Lorenzo y Rosario Central, los otros que metieron dos de dos.

La decisión de Arsenal para salir a presionar fue una de las claves de haberse puesto en ventaja antes del cuarto de hora. Hubo otras causas, como la verticalidad en el juego del conjunto visitante. Pero la principal radicó en los huecos gigantes que dejaba la defensa de Godoy Cruz. Por los costados y por el centro. El local hacía agua y cada llegada de Arsenal le dolía mucho. Hasta que una apilada de Nicolás Giménez, que juntó a tres rivales, decantó en su violento zurdazo que agujereó el arco de Roberto Ramírez.

Ni con la mayor posesión de la pelota, los mendocinos pudieron hacer pie. Santiago García quedaba desconectado del resto, peléandose contra los centrales en el área, y apenas algunos remates desviados de Miguel Merentiel aportaron alguna ilusión para el anfitrión.

Arsenal se paró de contraataque después de su gol. Sólo tenía que aprovechar los espacios. Giménez tuvo algunas más. Y Alvarez Suárez probó desde afuera. Godoy Cruz sufría en cada acción en contra.

El árbitro Patricio Loustau no cobró un claro penal de Joaquín Varela sobre Ezequiel Rescaldani. El defensor lo cargó con el hombro en la espalda cuando el delantero iba a definir en el área chica. Tampoco cobró una mano de Fabio Pereyra que se podría haber transformado en un lindo tiro libre para el Tomba.

Ramírez, tapando pelotas por arriba y por abajo, aguantó hasta donde pudo. Sobre la hora se le escapó un tiro desde lejos de Joel Soñora que sentenció el resultado definitivo.

En la primera fecha fue Banfield la víctima de este Arsenal que no estaba en los planes de nadie. Ahora lo sufrió un Godoy Cruz que nunca reaccionó y estuvo lejos del empate.

 
Fuente: www.clarín.com