El Departamento General de Irrigación (DGI) y la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) firmaron un convenio para que productores de uvas de Mendoza tengan asesoramiento gratuito para optimizar el uso del recurso hídrico.

 
En tiempos de crisis hídrica, el uso eficiente del agua de riego es clave para el desarrollo vitivinícola, darle sustentabilidad a la producción primaria y cuidar el medio ambiente.
 
Ese es el objetivo institucional que se persigue con la firma de un convenio de colaboración mutua entre el Departamento General de Irrigación (DGI) de Mendoza y la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), a través de su unidad ejecutora de productores.
 
Con la presencia del superintendente, Sergio Marinelli, y del gerente general de la Coviar, Carlos Fioquetta, el convenio fue firmado.
 
“A partir de la crisis hídrica que los productores están viviendo, nos vimos en la necesidad de generar acciones puntuales. Este convenio con Irrigación, para la Corporación Vitivinícola es muy importante, porque es el primer paso de vinculación formal, para trabajar en la asistencia a productores”, aseguró Fioquetta.
 
“Desde siempre, como mendocinos, tenemos el relato de que hemos vencido el desierto y construido un oasis pero la verdad es que la mayoría de nosotros ha crecido en este oasis y no tenemos conciencia de desierto. Esto se demuestra en la ineficiencia que tenemos tanto en el reparto del agua, ya sea para riego o servicios públicos como también en el consumo. Hoy la realidad nos está golpeando y no tenemos la conciencia. Tenemos que ir adaptándonos y algunos productores ya lo hacen no siempre sabiendo que acciones realizar o qué herramientas utilizar. Por eso, para ello, es este convenio que firmamos”, sostuvo Marinelli.
 
Fuente: www.diariomendozasur.com
http://dialradio.tv