La petrolera Shell, que tiene los combustibles más caros del mercado, elevó la nafta Fórmula Súper a 19,99 pesos, mientras que la nafta V-Power Nitro+ se fue a 22,99 pesos; para el gasoil la Fórmula Diesel pasó a 17,76 pesos y la V-Power Nitro+Diesel ascendió a 20,51 pesos. 

En los casos de la petrolera semipública YPF y Axion (del Grupo Bridas) la nafta súper pasó a 19,72 pesos por litro; la nafta premium saltó a 22,28 pesos; el diesel común ascendió hasta los 17,30 pesos; y el diesel premium escaló hasta los 19,88 pesos.

El secretario de la Cámara de Empresarios de los Combustibles, Raúl Castellanos, dijo que la nafta de mayor calidad ya superó los 24 pesos en las estaciones de servicio del interior del país, principalmente en las provincias del norte. 

El ministerio de Energía y Minería que conduce Juan José Aranguren autorizó la fuerte suba en el marco de la revisión de precios trimestral que realiza la cartera: el argumento es la devaluación del peso que viene convalidando el Banco Central. 

Los precios de los combustibles habían subido un 8 por ciento a principios de año pero en abril tuvieron un descenso de 0,1% en naftas y 2,6% en gasoil. 

Según un estudio del Centro de Estudios de Servicios Públicos y Privados (Cespup), la suba de precios que se viene dando este año en los combustibles “no tiene correlación” con la tendencia del valor del crudo que pagan las refinadoras que operan en el país. 

El valor del crudo pagado por las refinadoras locales cayó un -12% desde enero de 2016 hasta junio de 2017 y el precio del dólar escaló sólo un 4%, mientras que los precios de los combustibles escalaron ya 40% promedio en el mismo período, dice el análisis.

Al observar el comportamiento de los precios de los crudos locales, hubo una caía del 12% con respecto al año pasado y de un 25% con respecto a mediados de 2015. 

Por otra parte, en febrero de este año el precio local alcanzó casi el mismo valor del WTI ( precio de referencia internacional), siendo que en algunas cuencas se ubicó por debajo del precio internacional. 

Adicionalmente, la brecha entre el precio del crudo de cuenca neuquina (más liviano) contra el valor del petróleo del Golfo de San Jorge (más pesado) se achicó desde cerca de U$S13 por barril en el 2015 a U$S 9 por barril en estos primeros meses del 2017. 

Ese efecto podría explicarse por las importaciones de crudo liviano que vienen realizando las empresas que operan en el país desde principios de 2016, en desmedro de las inversiones en producción local. 

El precio en surtidor expresado en dólares mantiene la tendencia al alza con un incremento registrado del 4% promedio para los últimos dieciocho meses.

Fuente: ámbito.com