Ya no hay secreto en relación a la propuesta del Gobierno a los estatales por el bono de fin de año. En la primera reunión de mesa paritaria (se juntará con todos los gremios) el Ejecutivo ofreció 5 mil pesos para recomponer el desfasaje entre el aumento pactado a principio de año y la inflación.

Pero, además, también llevó el número para lo que Cornejo considera que deben recibir los empleados públicos de aumento para el año que viene.

Se trata de un 14 por ciento en cuotas y a largo plazo. La oferta fue de 5% a partir de febrero, 5% en junio y 4% a partir de octubre, es decir que los estatales terminarán de recibir el aumento de sueldo casi a fines de 2018.

Para pasarlo en limpio, todos los empleados públicos de la provincia pasarán la mitad del año que viene con un incremento en sus bolsillos de apenas el 5%.

Esto recién comienza, pero, tomando como referencia la propuesta, no es difícil advertir que se vienen días de intensas discusiones con los sindicatos.