Por ahora, no han acordado nada. De todas formas, hay voluntad de seguir conversando. Eso es lo que plantearon el Gobierno y el SUTE en la mesa paritaria.

De esta manera, a fines de enero habrá reuniones de comisiones técnicas y el 1 de febrero el Ejecutivo llevará al encuentro una propuesta superadora al 15,7 por ciento en tres veces (ya ofrecida). Todo indicaría que sería la oferta definitiva.

Desde el gremio que nuclea a los trabajadores de la educación indicaron que era necesario llevar la paritaria más allá de diciembre, teniendo en cuenta que hay otros temas por discutir, por ejemplo, la ayuda para útiles, vestimenta celadores, etc.

El sindicato que conduce Sebastián Henríquez se mostró conforme, dado que la charla no terminó en seco como en los dos años anteriores, donde los decretos mandaron.

Sin dudas que desde el Gobierno también mostraron satisfacción, porque irán a brindar en paz, para luego pensar de que forma afilarán el lápiz para la nueva propuesta. Confían en que se llegue a un arreglo de palabra y esperan ansiosos sacarse la foto estrechando la mano de la Izquierda sindical, ya que saben perfectamente que no será gratis para Cornejo cargar sobre el lomo tres años consecutivos de aumento por decreto.

Respecto del bono de fin de año, a pesar de un pataleo inicial, hoy no existiría rechazo a los 7 mil pesos ofrecidos por el Gobierno. Es que cuando llevaron la noticia a las bases, la gran mayoría de los docentes dijo que lo quiere, y lo quiere ya.

En cuanto al aguinaldo, trascendió que se pagaría el 19 de diciembre.

Silvio Barroso