Cada vez más grande: Novak Djokovic derrotó por 7-6 (7-1), 6-4 y 6-3 a Roger Federer y se clasificó a la final del Australian Open, en la que se medirá ante el ganador del austríaco Dominic Thiem y Alexander Zverev. De esta forma, el serbio persigue su 17° título de Grand Slam y el octavo en el Melbourne Park, tras las consagraciones en 2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016 y 2019.

El serbio, que resultó por momentos apabullante ante el suizo, está frente a la posibilidad de recuperar el N° 1 del mundo debido a la eliminación de Nadal ante Thiem, en los cuartos de final. Para que los números le jueguen a favor, Nole tendrá que ganar el domingo el primer torneo grande del año.

En el primer parcial, el serbio revirtió un quiebre y un game de saque en el que estaba 0-40, para luego recuperar el servicio y llevarse el primer set en el tie break, en un tiempo global de 1 hora y 2 minutos. El dominio de Djokovic se acentuó en el segundo set, en el que aprovechó la cuarta oportunidad de quiebre cuando estaba 5-4, para imponerse finalmente 6-4 en 1 hora y 46 minutos.

Federer empezó a sentir las consecuencias físicas de sus dos partidos anteriores, en los que se impuso agónicamente al australiano John Millman, al que le ganó en cinco sets y en 4 horas y 3 minutos, y al norteamericano Tennys Sandgren, también en cinco parciales y en 3 horas y 31 minutos. Djokovic no dudó en mover al rival y terminó llevándose el tercer y definitivo capítulo, para imponerse en 2 horas y 18 minutos.

La otra semifinal, que se disputará mañana (5.30, ESPN), la animarán Thiem y el alemán Alexander Zverev, que dejó en el camino al suizo Stanislas Wawrinka.

En la carrera de los tres grandes jugadores que dominan hoy el circuito ATP, Federer acumula 20 títulos de Grand Slam, mientras que Rafael Nadal cuenta con 19 y Djokovic con 16.

 

Fuente: www.lanación.com