Una palestina falleció el viernes por la noche en la Cisjordania ocupada como consecuencia de las heridas causadas por piedras lanzadas por colonos israelíes contra el coche en el que viajaba, informaron fuentes de seguridad y medios palestinos.

Un portavoz del Servicio de Seguridad Interior israelí, Shin Bet, confirmó a la prensa local que han abierto una investigación sobre el incidentey la unidad de crimen nacionalista de la Policía del distrito, que también investiga el caso, anunció que está bajo orden de censura hasta el próximo día 16 de octubre. Un portavoz de la policía israelí confirmó en un comunicado que el coche recibió pedradas,

Aisha Mohamed Rabi, de 48 años y madre de ocho hijos, recibió una pedrada en la cabeza cuando iba en un coche conducido por su marido y en el que también viajaba su hija de 9 años, al sur de la ciudad de Naplusa, según Wafa, que cita a fuentes médicas y de seguridad palestinas.

La palestina falleció en el hospital de Naplusa, según las mismas fuentes, que precisan que su marido resultó herido leve.

Varios testigos palestinos citados por la agencia Wafa, así como fuentes de seguridad, afirmaron que las piedras fueron lanzadas por colonos israelíes.

​El coordinador especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz de Medio Oriente, Nickolay Mladenov, condenó la muerte de la mujer.

«Entiendo que se ha iniciado una investigación y llamo a las autoridades israelíes a garantizar que los responsables sean llevados a la justicia rápidamente«, declaró Mladenov en un comunicado.

Al Rabi fue enterrada ayer, con la presencia de más de mil asistentes, en la localidad de Bidya, en la que vivía, en el norte de Cisjordania.

Además, se declaró una huelga general en el pueblo en señal de duelo y protesta y todos los negocios permanecieron cerrados.

Cisjordania, un territorio palestino ocupado desde hace más de 50 años por Israel, lleva días bajo fuerte tensión.

Las fuerzas israelíes buscan a un palestino sospechoso de haber matado a dos israelíes y de haber herido a un tercero el 7 de octubre en el norte de Cisjordania.

El viernes anunciaron la detención de un palestino de 19 años, presunto autor de un ataque cometido el jueves contra un reservista israelí uniformado cerca de Naplusa.

 

Fuente: www.clarín.com