A raíz de las declaraciones del gobierno provincial donde aseguran que no solamente saldrán a controlar a los boliches para que cumplan con lo estrictamente relacionado a la ley de diversión nocturna, sino que también harán foco en cuestiones relacionadas a la situación laboral de los empleados, los propietarios de los locales nocturnos pusieron el grito en el cielo.

Ocurre que desde el Ministerio de Seguridad indicaron que además de revisar que no ingresen menores y que se cumpla con las normas de seguridad de los boliches, se pondrá la lupa en otros temas, ya que harán inspecciones en conjunto, entre otras dependencias estatales, con la Subsecretaría de Trabajo con el fin de verificar que tanto el de seguridad de la puerta, como el DJ, el barman, el cajero de la barra, etc, etc. estén en blanco.

Las autoridades vinieron a San Rafael a explicarle la novedad a la prensa, encuentro que tuvo lugar en el Centro de Congresos. Allí estaban, curiosamente, un grupo de bolicheros, que al escuchar determinadas preguntas de periodistas se ofuscaron de tal forma, que apenas finalizó la conferencia salieron con los tapones de punta a decir que la prensa no tenía por qué realizar esas preguntas dado que ellos están en regla con todo.

Uno de los empresarios de la noche vociferó que “que nadie opine, porque nosotros tenemos a toda la gente en blanco”, mientras que otro desde atrás también con tono desafiante manifestó “hablan cualquier cosa y no tienen idea. Los dueños de los boliches tenemos todo en regla, nos viven haciendo controles y el gobierno sabe perfectamente que todos nuestros empleados están en blanco”.

Fue raro presenciar la escena. Estaban demasiado enojados. No hace falta levantar el tono cuando no hay nada que esconder.

Silvio Barroso

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail