Tras el hallazgo de unos dos mil kilos de cocaína en un campo de Santiago del Estero la ministra de Seguridad dijo que “es el secuestro más grande de la historia” de la provincia y “es un golpe que significan 45 millones de dólares”.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que los últimos operativos antidrogas “demuestran una voluntad política distinta a la que había antes” para atrapar a los narcotraficantes.

“Los estamos agarrando”, destacó la funcionaria tras el hallazgo de unos dos mil kilos de cocaína en un campo de Santiago del Estero que, según sostuvo, “es el secuestro más grande de la historia” de la provincia y “es un golpe que significan 45 millones de dólares”.

Bullrich, en declaraciones al canal Todo Noticias (TN), destacó que “hay un mandato muy claro del presidente de la Nación”, Mauricio Macri, para luchar contra los narcos, y remarcó que los resultados de los últimos procedimientos “demuestran una voluntad política distinta a la que había antes”.

“Nosotros tenemos todo puesto en esto. Por primera vez en Argentina, estamos trabajando muy fuerte”, buscó contrastar la ministra.

Agregó que, “contando el decomiso de cocaína” en Santiago del Estero, “estamos arriba del 200 por ciento” del estupefaciente confiscado el año último, “que ya era un 38 por ciento más” de lo secuestrado en 2015.

La funcionaria, luego, se refirió específicamente al operativo antinarcótico concretado en el norte del interior santiagueño, más precisamente en Pirpintos, distante a 420 kilómetros de la capital provincial y lindante al Parque Nacional Copo.

La ministra dijo que, producto de un trabajo de “inteligencia” realizado junto al Ministerio de Defensa, la “Gendarmería estaba camuflada en un campo desde hacía varios días y vieron el bombardeo desde un avioneta” de envoltorios con estupefacientes.

De inmediato, un helicóptero de la fuerza de seguridad se aproximó a una camioneta Toyota Hilux con narcotraficantes que procuraban tomar los objetos lanzados desde la aeronave, tras lo cual los dos ocupantes del vehículo fueron detenidos por gendarmes que llegaron corriendo por el campo.

“Lo más interesante de esto es que encontramos el lugar de acopio. Porque, desde la avioneta, bombardearon 300 kilos (de cocaína). Como sabíamos que ésa era una zona de convergencia, se empieza a rastrillar para ver si había más y se encuentra una especie de ranchito abandonado. Se entra y se encuentra mil y pico de kilos (más de droga)”, finalizó.

Fuente: La Prensa

www.ciudadanosur.com.ar