La Justicia sanrafaelina quiere dejar de ser hermética y por lo tanto se está terminando de aceitar el mecanismo de información hacia la comunidad. La idea es que la ciudadanía conozca de manera oficial el avance de los casos que conmueven e impactan fuertemente en la opinión pública.

La gente reclama información y pide saber lo que pasa con casos que sacuden a toda la ciudadanía, y muchas veces ocurre que, más allá de la prudencia para no entorpecer la investigación por parte de la Justicia, no se suelta una palabra y al final, varios de esos hechos, terminan desvirtuándose.

Sucede que pasan muchas cosas en nuestro departamento relacionado con temas judiciales y a los medios de comunicación les cuesta (nos cuesta) encontrar la información correcta. Es que hay algunos jueces locales que tienen colocado un traje impermeable y es imposible llegar a ellos. Son los mismos magistrados que luego se enojan cuando no están de acuerdo con el punto y la coma de una noticia.

Robos, homicidios, violaciones, asaltos, estafas, etc. De todo pasa en San Rafael, y más de lo que le gente se imagina. Sin embargo, la Justicia de nuestro departamento tiene una “extraña” forma de ver la realidad y salvo personas muy puntuales, el resto coloca puertas blindadas en sus oficinas y se resiste a que la ciudadanía sepa lo que realmente sucede.

A raíz de cientos de quejas, en tal sentido, de parte de los periodistas sanrafaelinos, desde la Corte Suprema de Justicia han tomado cartas en el asunto y enviarán al jefe de prensa del Máximo Tribunal, Martín Ahumada, a nuestro departamento con el fin de diseñar el esquema de información.

“Queremos que la prensa tenga su espacio en tribunales y tenga a mano toda la información que necesite. Es tiempo de que se ordene la forma de comunicar a la ciudadanía”, expresó el Dr. Darío Bermejo, delegado de la Corte en San Rafael.

El magistrado señaló después que “el próximo viernes llega Ahumada a nuestra ciudad para coordinar la forma de trabajo con los medios de comunicación”, agregando luego que “es necesario brindar la información a la prensa para que luego se comunique a la gente”.

Es entendible mantener la cordura y ser prudente cuando un caso está en plena etapa de instrucción. Queda claro que las palabras serán escasas en ese momento. Pero ocurre que hay secretarios, jueces, y fiscales que ni siquiera tienen la amabilidad de atender a la prensa un segundo para trasmitir eso.

Prueba de esa inentendible postura es lo que ocurrió el año pasado con un conocido caso relacionado con un siniestro vial, donde falleció un joven, y la fiscal no tuvo los reflejos de, al menos, atender a los familiares del chico muerto y todo terminó en un torbellino de golpes hacia el abogado defensor del imputado.

Silvio Barroso