Un informe presentado por UNICEF reveló cifras oficiales de 2015. Se trata de niñas que fueron abusadas y que en la mayoría de los casos no accedieron al sistema de salud hasta el momento del parto.

Cada tres horas una nena de entre 10 y 14 años tiene un bebé en la Argentina: ocho por día y 2787 por año. Las cifras, escalofriantes, las reveló el informe de UNICEF “Embarazo y Maternidad en Adolescentes y Menores de 15 años. Hallazgos y desafíos para las políticas públicas”.

De los 770.040 nacidos en el país, 3,6 sobre cada mil crecieron en el vientre de una mamá de 14 años o menos. Mientras que en la Ciudad de Buenos Aires la tasa de fecundidad de las niñas es de 0,39, en el Chaco llega a 5,18, como en Formosa y en Misiones. Son cifras oficiales de 2015.

“La falta de acceso a una educación sexual temprana e integral, las relaciones desiguales de poder entre los géneros, la falta de servicios de salud amigables, la imposibilidad de acceder a la interrupción legal del embarazo cuando así lo hubieran solicitado y la situación de pobreza en la que generalmente viven exponen a estas niñas y adolescentes a un embarazo infantil forzado y a una maternidad temprana no buscada”, dice el informe.

Según el mismo estudio, los bebés de mamás menores de 15 años tienen mayor riesgo de nacer en parto prematuro y con bajo peso, lo que aumenta sus probabilidades de contraer enfermedades graves o morir. El 11 por ciento de los bebés de estas mamás nace con menos de 2,5 kilos. Además, “la maternidad y la crianza profundizan situaciones de vulnerabilidad previas al embarazo”.

“Las cifras son muy altas, y se mantienen estables, 3.000 embarazos en niñas es alarmante, y la mayoría son por abuso sexual. El gran problema es que en general se tiene conocimiento cuando ya están en el segundo o tercer trimestre”, dice Juan Carlos Escobar, a cargo del Programa de Adolescencia del ministerio de Salud de la Nación. Según Escobar, se trabaja “en el marco de los derechos humanos de acceso a la salud”. Pero admite dificultades: “Hay lugares en los que no se entregan anticonceptivos a los chicos, o les piden el DNI, o les exigen que vayan acompañados de sus padres. Lo mismo con la Interrupción Legal del Embarazo. Tienen que tener la opción, pero aún hay barreras, la aplicación del protocolo es dispar. Igual con la Educación Sexual Integral, que va de la mano”.

El informe de UNICEF no sólo cita las leyes de Educación Sexual Integral, Parto Respetado y el derecho a la Interrupción Legal del Embarazo, sino que pide su aplicación.

Fuente: Diario Popular

www.ciudadanosur.com.ar

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail