Una de las imágenes más impactantes del deporte de este año tuvo lugar en el Masters 1000 de Miami. El tenista español Nicola Kuhn sufrió un colapso durante su encuentro de primera ronda ante el alemán Mischa Zverev y abandonó la pista entre lágrimas por los dolores que le provocaron varios calambres.

Ocurrió en un partido de máxima tensión, con el marcador 6-4, 5-7 y 2-2Kuhn, de 19 años, tuvo ocho match points en el segundo set pero no logró cerrar el partido y su rival acabó forzando una tercera manga. Ese factor mental quizás aumentó la presión para el número 255 de la clasificación ATP, quien en un intercambio de golpes cayó desplomado al suelo.

Su rostro reflejaba el calvario de los fuerte dolores musculares por los calambresy el llanto se le hizo inevitable. Los médicos ingresaron para atenderlo y terminaron ayudándolo para salir de la pista porque no podía moverse por sus propios medios. El público lo apoyó desde las gradas con aplausos pero las lágrimas de Kuhn parecía no tener consuelo.

Este joven español de origen austríaco, quien fue finalista de Roland Garros junior en 2017, fue invitado para formar parte del cuadro principal del Abierto de Miami. Se preparó de la mejor manera entrenándose con su compatriota David Ferrer, quien también fue invitado por la organización para jugar el torneo en su última temporada como profesional

En el debut de Kuhn, Mischa Zverev presentó un partido de alto voltaje y de mucha exigencia, que él aguantó hasta donde pudo. El tenista germano de 31 años, número 75 del ranking, se preocupó siempre por él. Cruzó de su lado de la pista cuando lo vio caer y le alcanzó agua cuando era retirado por los médicos.

Tras dos horas y siete minutos de juego,  el cuerpo de este joven tenista dijo «basta» y sus músculos generaron una contracción involuntaria con tal fuerza que lo hicieron desplomarse en la pista y conmocionar a los espectadores de uno de los torneos más importantes del calendario.

Fuente: www.infobae.com