En medio de un nuevo escándalo que movilizó al mundo sindical con la detención del titular del SOEME, Marcelo Balcedo, el oficialismo en el Congreso reflotó un proyecto para limitar los mandatos en las cúpulas de los gremios. 

Ayer, la diputada nacional cordobesa de Cambiemos Soledad Carrizo consideró que una serie de causas de corrupción contra algunos sindicalistas “abren una gran oportunidad” para debatir proyectos de ley que plantean la limitación de los mandatos gremiales.

Esa serie de causas incluyen además de Balcedo, a Omar “Caballo” Suárez (SOMU) y Juan Pablo “Pata” Medina (UOCRA La Plata), todos ellos detenidos y a quienes se les descubrieron fortunas que aún no fueron totalmente cuantificadas. 

Durante el período que va de 2014 a 2016 se ingresó un total de 11 proyectos ante la Comisión de Legislación de Trabajo para modificar la ley 23. 551, de asociaciones sindicales, vigente desde 1988. 

Uno de ellos lo presentó la propia Carrizo y propone “la renovación y la alternancia de las autoridades sindicales” y la limitación de la reelección indefinida.

En declaraciones a las radios Continental y FM Milenium, Carrizo afirmó que la iniciativa “sirve para dotar de democracia real” a los gremios y para “fortalecer a sus representantes”.

“Este proyecto sirve para dotar de democracia real y no simplemente declamativa en aquellas asociaciones donde existen poderes políticos y económicos muy importantes”, argumentó la legisladora.

Según indicó Carrizo, la presentación de la iniciativa fue en 2014 y tras perder estado parlamentario, su autora lo presentó nuevamente por entender que “es una necesidad que se debe debatir”.

En el proyecto se establece un período de cuatro años de mandato, con posibilidad de reelección por otros cuatro años. Luego, según la iniciativa, “deberá transcurrir un intervalo de un periodo fuera del cargo”.

“Dotamos de la alternancia que es parte de la esencia de la democracia y de esa manera lejos de debilitar a las asociaciones sindicales, fortalecer a sus representantes”, señaló la diputada que conforma el interbloque de Cambiemos en la Cámara baja.

Carrizo fundamentó la importancia de limitar los mandatos de los dirigentes gremiales en “los hechos que investiga la justicia” sin mencionar ningún caso en particular. Además los atribuyó a “la eternización de determinados dirigentes en las cúpulas sindicales que lejos de defender los derechos de los trabajadores, usan a los sindicatos para cuestiones delictuosas”.

En ese contexto, la semana pasada, el juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak, ordenó la detención del secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme), Marcelo Balcedo, quien se encontraba en un barrio privado de Punta del Este, Uruguay, en el marco de una causa por lavado de dinero.

“El Poder Legislativo y el Ejecutivo hemos decidido trabajar en transparentar el Estado y este proyecto tiene el convencimiento de que se debe establecer un límite a la conducción de los sindicatos porque se ve dañada la libertad sindical”, remarcó la diputada por Córdoba.

Fuente: ámbito.com