El capitán recuerda que el club conquistó un torneo largo en 2015 y es líder desde 2016. Y habla de la Supercopa y la Libertadores: Hay que ir por todo, no se puede elegir.

El lunes cumplirá 34 años, aunque todavía es Carlitos para todos los que lo saludan con un abrazo en Casa Amarilla. Camina lento, como cuidando los músculos. Habla pausado, consciente de que cada palabra dispara debates. Sonríe para las fotos, acomoda la silla, y ante Clarín Carlos Tevez habla sin filtro.

-Jugaste y ganaste la Champions y la Libertadores. ¿Cuáles son las grandes diferencias?

-Depende en qué club juegues y cuáles sean las expectativas. En clubes como Manchester United o Juventus había expectativas muy grandes porque la historia te juega siempre. Quieren estar entre los mejores y se preparan para eso. La gente sí lo vive distinto. Acá los hinchas y la repercusión por una Libertadores son mayores. La Copa acá es una obsesión.

-¿A Boca le puede jugar en contra tanta presión por ganar la Copa?

-No. Eso es algo que en algún momento se tiene que quebrar y tenemos que estar preparados para eso. Hay que trabajar mucho. Hacer lo máximo posible para ganarla. Es importante estar fuertes en lo físico, en lo mental y en lo futbolístico.

-Sos el único del plantel que logró la Libertadores con Boca. ¿Qué podés decirles a tus compañeros?

-No hace falta hablar. El plantel es consciente de lo que nos jugamos. Muchos de los jugadores que están acá han ganado torneos en el club y saben que ganar la Libertadores en Boca puede duplicar o triplicar las sensaciones que les tocó vivir hasta este momento.

-¿A la Superliga se la desvaloriza porque el puntero es Boca?

-(Risas) Si en vez de Boca hubiera otro equipo puntero, dirían que juega muy bien, del tiempo que hace que está arriba, que es de los equipos que menos goles recibió o que más goles hizo. Pero como es Boca el que está puntero algunos dicen que no tiene gran dimensión. Boca ganó un torneo de 30 fechas en el 2015 y está puntero desde diciembre del 2016. Ya estamos en el 2018… Es importante que nosotros nos mantengamos así, con las mismas ganas y que mejoremos. Nuestro objetivo, al margen de la Libertadores, es ganar el campeonato y no nos puede desviar lo que se comente. Boca no te permite relajarte.

-Jugaste en varias ligas del mundo. ¿Es más difícil estar puntero tanto tiempo acá que en Europa?

-Yo creo que sí porque es muy competitivo acá. Todos te hacen fuerza y es difícil ganar un partido. Hay que prepararse al 100 por ciento. No se gana con la camiseta, hay que correr y luchar para sacarle ventaja al rival. Quizá en otras ligas hay tanto respeto por los poderosos que se termina haciendo más sencillo ganar.

-¿Qué diferencias encontraste con el equipo que dejaste en 2016?

-No hay que dejar de lado que tenemos jugadores muy importantes que están lesionados, como Fernando o Darío. Con Cardona nos estamos conociendo. Con Nandez no había jugado y hay que tratar de adaptarse lo más rápido posible.

-¿Pavón es el jugador del plantel con más proyección europea?

-Sí. Hace goles, marca mucha diferencia arriba y es normal que Cristian tenga esa proyección internacional.

-Perdés la final contra River pero después ganás la Copa. ¿Firmás?

-No, ni loco. Nunca se puede firmar perder contra el clásico rival.

-Pero sería la séptima…

-No, en serio. No se firma nunca. Hay que ir por todo, no se puede elegir.

-¿Cómo ves a la Selección de cara al Mundial?

-Tener al mejor jugador del mundo te hace favorito. Y lo tenemos jugando para nosotros en la Selección.

-En el 2016 habías dicho que estabas “viejo” para la Selección. Y ahora te animás al Mundial de Rusia. ¿Por qué cambió tu mirada?

-La cabeza . Yo estoy seguro de que voy a jugar cada vez mejor, me siento bien, estoy contento. Tengo más posibilidades de jugar bien y de hacérsela difícil al técnico ahora que en 2016. A veces tenía la cabeza saturada y ni siquiera me preparaba bien para los partidos. Eso cambió y claro que es un sueño, pero lo que dije es que para hacérsela difícil a Sampaoli: tengo que romperla acá.

Jugaste con cracks. ¿Podés armar un ranking de los mejores?

-Y… Messi, Ronaldo, Giggs, Buffon, Scholes, Pirlo… Puedo armar una Selección, ¿no?

-¿Y entre los entrenadores?

-(Antonio) Conte, Alex Ferguson. En la Argentina tuve a Carlos (Bianchi). Con Guillermo son parecidos. Son más pensantes, tienen una escuela de trabajo muy parecida. El Vasco (Arruabarrena) quizá era más relajado en su manera de ser y de trabajar.

-Guillermo dijo que lo que hizo Bianchi es incomparable. ¿Coincidís?

-Sí, coincido. En el fútbol siempre hay que reflejar o medir lo que ganó uno y otro. También entre los jugadores hay que ver eso. Hoy por hoy queremos hacer ídolos a chicos que juegan bien uno o dos partidos y no sé si es bueno. Antes ídolos eran los que ganaban campeonatos, Libertadores, títulos del mundo. Eso cambió mucho. A falta de ídolos, a algunos chicos se los quiere subir a ese escalón para compararlos con ídolos que de verdad han ganado muchísimo.

-¿Qué te parece la comparación entre Bianchi y Gallardo?

-Gallardo es grande por lo que ganó. En el fútbol se mide así, no estoy hablando de las personas. Gallardo es grande por lo que ganó en River y Bianchi es grande por lo que ganó en Boca. Después ustedes comparen qué y cuánto ganó cada uno.

-¿Seguís pensando en ser presidente de Boca como una vez dijiste? Te salió Riquelme de competidor…

-(Risas) Dejame disfrutar que todavía soy futbolista y salgo a la cancha a jugar con esta camiseta. Sólo pienso en disfrutar que juego en el club más lindo del mundo.

 

Fuente: www.clarin.com/deportes

www.ciudadanosur.com.ar