Luego de insistir, los abogados Waldo Torres y Mariela Herrera lograron que su defendido, acusado de la muerte de Florencia Peralta, recibiera prisión domiciliaria.

Se trata de Damián Ortega, quien supo ser pareja de la joven policía que encontró la muerte de manera repentina en setiembre de 2016 en su domicilio de calle Barcala de Pueblo Diamante.

Por este caso, también está acusado Barry Gassimou, un ciudadano de origen africano al que se le encontró en su poder el teléfono de la víctima, aparato que despareció la misma noche del crimen.

Es correcto destacar que Ortega seguirá con prisión preventiva, con modalidad domiciliaria, hasta que llegue el día del juicio.

El sujeto vivirá en la casa de sus padres, quienes ofrecieron como garantía una casa, una finca y un vehículo.

La Dra. Mariela Herrera señaló al respecto que “fue una decisión justa, ya que no se estaba respetando el principio de igualdad. Hay que tener en cuenta que el otro imputado, que tiene antecedentes, está con prisión domiciliaria. En cambio Ortega no tiene condenas anteriores, ni tampoco es reincidente”.