La fuerte tormenta desatada en el día de ayer dejó cuantiosos daños en fincas de Cuadro Benegas, Rama Caída, Cañada Seca y Goudge.

Aunque el granizo no fue de gran tamaño fue copioso. A eso hay que adherirle las fuertes ráfagas de viento que soplaron desde temprano en horas de la tarde.

La tormenta se hizo presente en momentos donde los productores del Sur luchan por tener un precio de la fruta acorde al esfuerzo e inversión que han realizado durante todo el año.

Ahora hay que esperar el relevamiento oficial respecto del daño causado, pero a la vista está que las pérdidas son considerables.

Secaderos cerrados, fabricas conserveras a media máquina, fruta que no vale y por si fuera poco feroces tormentas. Sin dudas que no será una buena temporada, y el rebote vendrá en invierno. Queda claro que las familias de distritos no tienen un futuro bueno.