El abogado defensor de Julieta Silva no tuvo suaves palabras para la fiscal Andrea Rossi, la representante del Ministerio Público Fiscal que investiga la muerte de Genaro Fortunato.

Aunque fue con respeto, el Dr. Alejandro Cazabán, cargó duramente al decir que no actuó con prudencia al imputar apresuradamente a Julieta Silva, la joven comerciante que finalmente esperará el juicio con prisión domiciliaria, luego de que el Tribunal de Apelaciones borrara de un plumazo la calificación de la fiscal.

Fueron los propios jueces quienes le dijeron a la Dra. Rossi que actuó con falta de prudencia. Ahora ella debe reflexionar sobre lo que hizo, y el Ministerio Público Fiscal también”, expresó con firmeza.

Independientemente de lo que decidió la Justicia al subrayar que no existe homicidio doblemente agravado por alevosía y por el vínculo, el reconocido profesional dejó ver que “el apresurado accionar de la fiscal” provocó que la sociedad hiciera una condena anticipada.

La pérdida de objetividad de la fiscal para hacer la acusación terminó con un fuerte impacto en lo social”, subrayó potente.

No dejó afuera de la crítica al Dr. Pablo Peñasco, juez de Garantías que en la audiencia de prisión preventiva ratificó la postura de Rossi. Sobre el magistrado, Cazabán opinó que “mostró un claro desconocimiento del derecho”.

Silvio Barroso