El aislamiento en que el nuevo coronavirus sumió a China se acentuó todavía más este sábado, con Australia y Estados Unidos sumándose a la lista de países que impusieron vetos contra los viajeros procedentes del gigante asiático, donde la epidemia ya causó más de 250 muertos.

El virus alcanzó hasta ahora a más de una veintena de países, incluyendo España, el Reino Unido, Rusia y Suecia, mientras que África y América del Sur parecían de momento exentas de la epidemia, que se cobró la vida de 259 personas en China.

En España se confirmó el primer caso el viernes. El infectado es un turista alemán que está en la isla canaria de La Gomera (sur) y se contagió de un compatriota suyo en Alemania, con el que tuvo un «contacto estrecho», informó el ministerio de Sanidad español. La persona afectada está bien, no presenta síntomas, «está aislada y recibiendo la atención médica necesaria», señaló el ministro Salvador Illa.

También aumentó el número de personas infectadas en China, donde ya llegan a 11.791 afectados, después de que el viernes se diagnosticaran 2.100 nuevos casos, anunció el sábado la Comisión Nacional de Salud.

Ante la gravedad de la situación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió el jueves declarar la epidemia «emergencia de salud pública de alcance internacional».

Un buen número de países enviaron aviones a la zona en la que surgió el brote para repatriar a sus ciudadanos, otros optaron además por cerrar sus fronteras e imponer restricciones a la circulación.

Washington ordenó medidas excepcionales para cerrar sus fronteras o para imponer la cuarentena a los viajeros procedentes de China, sobre todo del epicentro de la epidemia, la ciudad de Wuhan (centro) y su provincia, Hubei, sean o no estadounidenses.

A partir del domingo las autoridades prohibirán la entrada a su territorio a todas las personas no estadounidenses que hayan estado en China en las últimas dos semanas, decretó el secretario de Salud, Alex Azar.

A los estadounidenses que hayan visitado Hubei en las dos semanas anteriores se les impondrá una cuarentena de hasta 14 días.

Por su parte, Australia anunció el sábado que prohibía entrar a su territorio a cualquier persona no residente procedente de China, una medida similar a las anunciadas por otros países como Italia, Singapur y Mongolia, Guatemala y El Salvador, y que causaron malestar en Pekín.

Vietnam, por su parte, anunció este sábado que suspendía todas las conexiones aéreas con China.

«No es necesario que cunda el pánico inútilmente, ni tomar medidas excesivas», consideró el embajador de China en Ginebra, Xu Chen, que recalcó que la OMS tenía «plena confianza en China».

El gobierno chino apuntó directamente a Washington en sus críticas, al reprocharle que hubiera recomendado a sus ciudadanos no viajar al país asiático o abandonarlo a la mayor premura.

«Las palabras y los actos de algunos responsables estadounidenses ni están fundados en hechos ni son apropiados», señaló una portavoz de la diplomacia china, Hua Chunying.

Por su parte, la OMS advirtió que las restricciones a la circulación podrían ser contraproducentes durante una emergencia sanitaria, por el riesgo de que perturben la distribución de ayudas y de que afecten la economía de los países afectados.

Al parecer, la epidemia apareció en diciembre en un mercado de Wuhan, una metrópolis que, de facto, se encuentra en cuarentena desde el 23 de enero. Tanto la ciudad como su región, donde viven unos 56 millones de personas, están aisladas del mundo.

Los hospitales de la ciudad están desbordados. Tras el brote, se decidió construir un nuevo hospital con capacidad para 1.000 pacientes, que empezará a estar operativo el lunes.

Como medida preventiva, el grupo estadounidense de informática Apple anunció el sábado el cierre de todas sus tiendas en China hasta el 9 de febrero.

Otras empresas como Toyota, Ikea, Starbucks, Tesla, McDonald’s y el gigante tecnológico Foxconn decidieron suspender de forma temporal su producción o cerrar sus tiendas en China.

 

Fuente: www.clarín.com