Tras la inspección de la Policía Minera, en la que hallaron material para realizar voladuras, se radicó la denuncia en Gendarmería Nacional.

En el habitual trabajo de inspección que se realiza desde la Dirección de Minería de la provincia, la Policía Minera halló una situación irregular y desprovista de medidas de seguridad en la cantera de yeso La Escondida, ubicada en el distrito Cañada Ancha, Malargüe. La gravedad del asunto reside en que, además, se encontró material explosivo por lo que se radicó una denuncia en Gendarmería y se clausuró el yacimiento.

El objetivo de las supervisiones es controlar la situación ambiental del sitio donde se desarrollan las actividades. En este caso, entre las irregularidades se relevaron derrames de hidrocarburos en playa de maniobras y tachos de residuos con mala clasificación.

El acta de inspección da cuenta de que el agente minero pudo ingresar al área por una tranquera abierta al paso que conducía a una cantera donde no había personal desarrollando ninguna actividad laboral y solamente se halló un equipo de trabajo dispuesto para tareas extractivas, al parecer en días alternados o espaciados .

Luego se constató que, en el frente de trabajo, en la parte superior, se habían realizado perforaciones. Del hallazgo de una soga que colgaba de unos 10 metros de altura, se dedujo que se realizaban voladuras espaciadas de acuerdo a la necesidad de carga.

Este indicio se constató cuando se encontró un tacho, disimulado con piedras de yeso que lo cargaban, y que en su interior contenía elementos explosivos (dos bolsas de 25 kg de agente de voladura, una caja de gelamones , un rollo de cordón detonante y arenas utilizadas en la columna de carga).