Llegó el día y los vecinos del barrio Unimev estuvieron a la altura de las circunstancias. Sucede que hicieron muy bien los deberes y separaron plásticos de cartones y papeles.

Se trata de la prueba piloto de recolección diferenciada de residuos donde las familias recibieron bolsas trasparentes entregadas por el municipio, con el fin de que hicieran la separación de dichos materiales.

“Estamos contentos por esta primera experiencia. Muchísimas familias del Unimev se sumaron a la movida ecológica y pretendemos que, en los sucesivos miércoles, se incorporen el resto de las casas”, explicó el subsecretario de Obras Públicas del municipio, Enrique Ferraro.

“La idea es ir ampliando este modelo de trabajo a toda la Ciudad, permitiendo una reducción del volumen de los residuos que se entierran en el vertedero de La Tombina”, añadió el funcionario.

El saldo del primer miércoles fue positivo y los camiones, acondicionados especialmente para que no se mezclen cartones y papeles con el plástico, se llenaron rápidamente. Es que la gente colaboró, aun más de lo esperado, sacando todo bien embolsado, ayudando a cumplir la tarea rápidamente y sin inconvenientes.

Un dato para tener en cuenta es que, además de la recolección diferenciada, el municipio de San Rafael instaló en ese barrio 4 puntos verdes para el reciclaje de botellas plásticas, 2 de ellos en las escuelas primarias, 1 en la secundaria y el restante en la iglesia.