En la Segunda Cámara del Crimen comenzó el juicio por tenencia ilegal de arma de fuego a Facundo Nahuel Lucero, conocido popularmente como “El Pañalín”.

Con la Dra. María Eugenia Laigle como jueza y el Dr. Víctor Giambastiani como fiscal, inició el debate que tiene sentado en el banquillo de los acusados al peligroso delincuente juvenil que en diciembre del año pasado fue detenido en inmediaciones del canal marginal, a la altura del barrio El Molino, por andar con un revolver calibre 38 en la cintura cargado y apto para el disparo.

Todo comenzó con un llamado al 911 alertando de la presencia del Pañalín en la zona, quien se paseaba con total desparpajo exhibiendo el arma. Al lugar llegó una movilidad policial de la Comisaría 38, cuyos efectivos al darle la voz de alto recibieron como respuesta una actitud desafiante por parte del sujeto.

Cuando proceden a pararlo, Lucero saca el arma y los apunta. A partir de allí comienza una tensa negociación entre el malviviente y los policías hasta que finalmente depone su actitud y se entrega.

Según sus palabras, al ser consultado por la tenencia del arma, dijo que la llevaba por protección porque está enfrentado a otros personajes de la zona.

El violento episodio tuvo lugar a dos meses de que recuperara la libertad, luego de estar por “poco tiempo” en la cárcel por la muerte del futbolista Iván Roco, en el año 2012.

Sucede que cuando cometió el crimen era menor, y a pesar de ser condenado nunca recibió pena. Así fue que estuvo alojado en el ex Cose (establecimiento para menores judicializados del norte provincial) donde fue protagonista de varias fugas, hasta que finalmente se tomó la decisión, siendo mayor de edad, de otorgarle una pena. Fue así que fue a parar a la cárcel de nuestro departamento a cumplir condena por el homicidio de Roco. Sin embargo, por los vericuetos inentendibles de la Justicia, recuperó la libertad a los pocos meses.

Pisó la calle e inmediatamente consiguió un arma “para defenderse” de sus enemigos, hasta que gracias al rápido accionar de dos efectivos de la 38° se logró nuevamente su aprehensión.