Cuando el río suena es porque…

Puntos suspensivos para darle marco a algo que hoy está ocurriendo en San Rafael. Sucede que, aunque no lo dicen con todas las letras, a esta altura de los acontecimientos nadie duda que el comercio está en terapia intensiva. Es que en las últimas semanas no son pocas las veces que han salido desde la Cámara de Comercio de nuestro departamento a relatar diversas problemáticas del sector. Piden por acá, piden por allá, cargan contra unos, cargan contra otros, y lo cierto es que las ventas no repuntan.

Ahora le llegó el turno a la AFIP, Aduana y ATM. Es que desde la entidad empresarial aseguran que estas entidades no controlan. O al menos lo hacen poco.

No dudan en afirmar que la falta de inspecciones permite la evasión de impuestos y la venta fuera de regulaciones, “lo que da ventajas a aquellos que se manejan fuera de la ley”.

Desde la Cámara aseveran que no se hacen controles exhaustivos y que hay muchos comerciantes que no están inscriptos. No fueron tímidos al denunciar que no son pocos los que venden sin factura, e incluso “compran mercadería ilegal o robada”.

Solicitaron a las autoridades que apliquen las sanciones necesarias de forma tal de que se trabaje más ordenadamente y sin ventajas a la hora de la competencia.

Silvio Barroso