La nueva Ley de Tránsito de la provincia tiene puntos interesantes, o al menos curiosos. Ocurre que las mascotas también aparecen en el texto.

Era, y es, muy común ver a personas que van sentadas en la butaca del acompañante con el perrito en la falda. Incluso, aunque no es habitual, suele aparecer en escena algún conductor con el perro en brazos.

La nueva normativa exige, tal como ocurre con los niños, que las mascotas viajen en el asiento trasero, de lo contrario se aplicará multa.

Algo para remarcar es que, además de ir atrás, tienen que estar sujetos. Es decir, deben estar atados, de forma tal que no entorpezcan al conductor, ni le quiten visión.

Por otro lado, es bueno recordar que los niños menores de 12 años también deben ir atrás, en tanto que los pequeños menores de 4 tienen que usar sillas especiales.

Respecto de la cantidad de ocupantes que pueden llevar los vehículos, eso estará sujeto a la cantidad de cinturones que tenga. En ese punto las autoridades adelantaron que serán estrictos al controlar.

Silvio Barroso