BRASILIA (ANSA).- Cerca de 5000 efectivos de las fuerzas armadas fueron enviados hoy a las favelas de la región oeste de Río de Janeiro , mientras la policía realizó un operativo en la región sur de la ciudad.

Soldados del ejército, con apoyo de la policía carioca, irrumpieron en seis comunidades pobres de Jacarepaguá, en la región oeste, dominada por las “milicias” paramilitares. Este es uno de los operativos más importantes desde que se inició la ocupación militar de Río de Janeiro, ordenada el 16 de febrero pasado por el presidente Michel Temer. La decisión fue criticada por los partidos opositores y las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Este desplazamiento de tropas se “va a prolongar un poco más” de lo habitual y cuenta con una “logística” reforzada, con vehículos blindados y aeronaves de apoyo, declaró el coronel del ejército Carlos Cinelli.

Los asesinatos y tiroteos aumentaron en Río de Janeiro desde el inicio de la intervención, según el Monitor de la Violencia, elaborado según datos del Forum Brasileño de Seguridad Pública y el Núcleo de la Violencia de la Universidad de San Pablo.

A la par de las acciones militares en la zona oeste, efectivos de la policía realizaron un operativo en la favela Rocinha, la más importante de la ciudad y de América Latina, en el sur carioca.

Vecinos de esa barriada dijeron que hubo disparos y estruendos de bombas en la mañana de este jueves, informó el portal de noticias del grupo Globo.