Como es costumbre, los ediles justicialistas y radicales no se pusieron de acuerdo. En esta oportunidad, el tema de la discordia fue el Presupuesto del año 2019.

Tal como viene ocurriendo desde hace mucho tiempo, el consenso no apareció y el PJ hizo uso del voto doble del presidente del Honorable Concejo Deliberante.

Figurita repetida en el empate, teniendo en cuenta que el cuerpo deliberativo de San Rafael tiene seis concejales de la UCR y seis peronistas, y por lo tanto es Ricardo Vergara quien desempata. Obviamente que el oficialismo local siempre termina ganando.

Después de varias idas y vueltas, con chicanas y faltazos incluidos, hubo quórum y ambas bancadas comenzaron a tirarse con todo.

La queja de los radicales se focalizó en la obra pública, argumentando que hay lugares de San Rafael, sobre todo los distritos, donde no llegará infraestructura. También hicieron hincapié en el Polideportivo de Villa Atuel, que desde hace años aparece en los distintos presupuestos y no avanza.

Más tarde, señalaron pusieron un manto de sospecha en las obras que hay en curso, al señalar que en los carteles de obra figura un monto, pero en la hojas de las futuras inversiones el dinero que aparece es mucho más elevado.

Del lado de los ediles del peronismo el discurso es siempre el mismo. No hay sorpresas en tal sentido, ya que no se añaden una coma al libreto militante y a rajatabla defienden el modelo de Emir.

Sobre el particular se expresó el intendente al indicar que no entiende la postura de los radicales, dado que “nuestra gente acompaña algunas cosas importantes que propone el gobernador, pero acá los concejales de la oposición no tienen la misma actitud”.