Hacer un uso eficiente, sobre todo en días de mucho calor, colabora con que el servicio funcione adecuadamente para todos los usuarios.

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, el servicio de energía eléctrica suele presentar inconvenientes, ya que aumenta la demanda de manera considerable. Por ello, la importancia de realizar un uso eficiente en el hogar contribuye a evitar problemas; se puede adoptar una conducta solidaria, teniendo en cuenta, por ejemplo, lo que gastan los artefactos del hogar.

Son pequeñas acciones que no implican resignar confort, sino usar la energía sin derrocharla. Desde el EPRE recomiendan:

  • Regular el aire acondicionado en 24 grados. Es una temperatura ideal para cualquier ambiente de la casa. Por cada grado inferior a esa temperatura, el consumo aumenta entre 5 y 7%. Apagarlo una vez que el ambiente está refrigerado. Si hay más de un aparato de aire acondicionado en un hogar, no utilizar todos al mismo tiempo. Mantener cerradas las puertas y ventanas de las habitaciones, así se evita el ingreso de aire del exterior al ambiente climatizado. Limpiar periódicamente los filtros.
  • Asegurarse de que la puerta de heladera y freezer cierrn bien. Cambiar el burlete si está roto. Abrirla sólo cuando sea necesario y por el menor tiempo posible. Enfriar completamente las comidas antes de colocarlas en la heladera. Si se trata de una heladera con congelador, tener la precaución de descongelarla regularmente. El sobreconsumo comienza cuando la caja de hielo llega a un espesor de 5 mm.
  • Evitar dejar las luces encendidas si no se utilizan. Si tiene que pintar las paredes internas y techos de su casa, hacerlo con colores claros, así podrá utilizar lámparas de menor potencia para iluminar los ambientes.
  • Planchar en horas de baja demanda, especialmente por la mañana, graduando el termostato de acuerdo al tipo de tejido a planchar. Evitar desperdicios de calor y el secado de la ropa con plancha. Desconectar la plancha antes de concluir el planchado para aprovechar el calor remanente.
  • Efectuar los lavados cuando llegue a la capacidad máxima aconsejada por el fabricante del lavarropas. No sobrepasar la capacidad máxima establecida.
  • Utilizar el programa económico para lavar poca ropa y emplear la cantidad correcta de jabón para no tener que realizar más de un enjuague.
  • Elegir aquellos electrodomésticos o aparatos eléctricos más eficientes. Se puede consultar en la etiqueta de eficiencia que traen todos los artefactos eléctricos. Los más eficientes son los cercanos a la A.

Gastos innecesarios

Un dato importante que deben tener presente los usuarios de este servicio es que los electrodomésticos tienen un gasto oculto de energía. Mantenerlos enchufados, aun apagados, a la espera de instrucciones del control remoto, significa un consumo extra. Por eso se recomienda desenchufarlos, ya que consumen lo que se denomina “energía en espera”. Si bien parece una acción “insignificante”, representa entre el 5 y el 16% del consumo general del hogar.

www.ciudadanosur.com.ar