Desde el municipio informaron que, tal como ocurrió en Moreno y Granaderos e Iselín y Rivadavia, seguirán construyendo rotondas. Lo próximo que tienen en agenda es Rawson y Rivadavia.

A falta de semáforos, buenas son las rotondas. Al menos, eso es lo que se ha impuesto como método de ordenamiento vial en nuestra ciudad, considerando que no son pocas las que se han construido a lo largo y ancho del departamento.

Independientemente del color político que gobierne la Provincia, que tiene la responsabilidad de colocar los equipos semafóricos, la municipalidad hace tiempo que se cortó sola y decidió tomar cartas en el asunto, a la hora de darle orden al tránsito en esquinas conflictivas.

En el último tiempo se construyeron la de Iselín y Rivadavia y la de Moreno y Granaderos, donde se ha logrado mejor distribución del tránsito y se ha optimizado la circulación de vehículos de gran porte y de colectivos.

Ahora será el turno de Rawson y Rivadavia, al menos así lo adelantaron desde el municipio.

Ese lugar se tornó conflictivo, luego de la apertura de Rivadavia. Es complicado para los automovilistas poder salir de esa avenida y tomar por Rawson hacia norte o sur, ya que por esa arteria se transita a mucha velocidad.

Silvio Barroso

www.ciudadanosur.com.ar