El equipo de Marcelo Gallardo arrancó la defensa del bicampeonato de la Copa Argentina frente al humilde Central Norte de Salta, que soñaba antes del choque con un batacazo que en la previa parecía imposible. Y en el estadio Brigadier General Estanislao López de Colón de Santa Fe, el Millonario se encargó de derrumbar ese sueño rápidamente: lo apabulló por 7 a 0. Ahora deberá enfrentar a Villa Dálmine en 16avos de final.

Desde el comienzo se notó la diferencia de categoría entre uno y otro. Mientras River dominaba y monopolizaba la tenencia acercándose al área rival, los salteños sólo podían defenderse en esos primeros momentos del choque. Y así, la calidad de los Núñez se impuso en la primera situación de peso. Tan sólo a los cuatro minutos, Lucas Pratto mandó un centro pasado desde la derecha a la izquierda del ataque, Nacho Fernández la bajó de cabeza y apareció Ignacio Scocco para empujar y sacar ventaja rápidamente.

Algo lógico y previsible, que se repitió en los minutos siguientes, mientras el equipo de Gallardo no sacó el pie del acelerador. Fue así que estiró ventajas al cuarto de hora con un ataque rapidísimo tras recuperar la pelota en una de las pocas jugadas que Central Norte cruzó la mitad de cancha.

Gonzalo “Pity” Martínez manejó la contra y habilitó a Pratto tras una buena diagonal del delantero, que con un movimiento eludió al arquero y definió rasante para el 2 a 0. Un rato después, Scocco volvió a aparecer en el marcador para empujar el rebote que dejó Mariano Maino al taparle el gol a Pratto. Era el 3 a 0 que definía todo.

Pero River no bajó la intensidad en los primeros 45′ y llegó el cuarto… y el quinto. A los 31′, tras un córner devuelto por la defensa de Central Norte, la pelota le volvió a quedar al Pity quien volvió a centrar al medio del área. Lucas Martínez Quarta cabeceó para aumentar el marcador. Sobre la hora, un remate de Exequiel Palacios pegó en la defensa salteña, descolocó a Maino y su floja reacción ayudó para el 5 a 0.

El complemento arrancó con la misma tónica con la que se fue la primera etapa (¿cómo imaginarlo de otra manera?) y tan sólo a los tres minutos el resultado se movió al 6 a 0. Scocco quedó de frente al arco con tiempo para disparar, probó y Maino tapó sobre su izquierda, pero Palacios definió con el arco vacío luego de agarrar el rebote.

Con un fútbol simple y donde todo se le hizo fácil desde un primer momento, River volvió a gritar un gol a los 19′. El colombiano Rafael Santos Borré ensayó una pared con Mora en el borde del área, quedó mano a mano con el arquero y definió con su pie izquierdo abierto, a colocar. El marcador no volvió a moverse.

Al margen de la búsqueda del tricampeonato, ganar el torneo sería una de las vías de acceso a la Libertadores 2019 para la que el conjunto de Núñez que aún no está clasificado.

Fuente: www.clarin.com