El Granate ganó 2-0 y empató el global. Después, Andrada se convirtió en héroe atajando dos remates desde los doce pasos. Ahora se viene River.

Era una cierre abierta y apretada. Más allá del 2-0 de San Lorenzo en la ida, Lanús tenía la oportunidad de dar vuelta la serie en su casa para meterse en las semifinales de la Copa Libertadores. Y así pasó.

El Granate ganó 2-0 en los 90 minutos e igualó el global 2-2, forzando a los penales, donde derrotó 4-3 al Ciclón con la gran tarea de su arquero, Esteban Andrada.

El local fue una tromba en el primer tiempo. Salió con furia y marcó dos veces antes de los 20 minutos: primero fue José Sand, a los diez, y Nicolás Pasquini amplió el resultado a los quince. Como el marcador no se modificó más, pese a algunas chances del Ciclón en el segundo tiempo (mejoró su juego) y otras el local, hubo que ir a los penales.

Desde los doce pasos, la gran figura fue Esteban Andrada, el uno del Grana, quien le tapó los remates a Matías Caruzzo y a Nicolás Blandi, para darle el triunfo 4-3 a su equipo.

Ahora, Lanús tendrá más de un mes para preparar la semifinal ante River, que hizo historia al golear 8-0 a Jorge Wilstermann. El primer encuentro será el 25 o 26 de octubre en el Monumental, y la vuelta la disputarán el 1 de noviembre en la Fortaleza.

 

Fuente: tn.com.ar/deportes

www.ciudadanosur.com.ar