La prensa oficial de Pyongyang asegura que Washington planea una «infiltración» en el país en caso de que los vínculos vuelvan a cortarse. 

Las relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos parecen haberse enfriado. Este lunes, Pyongyang acusó a Washington de mantener un «doble juego» y de «maquinar un complot criminal» contra el país, tras sacar a la luz unas maniobras de vuelo supuestamente destinadas a infiltrarse en Corea del Norte si las negociaciones fallan.

Como resultado de este regreso de las tensiones, Corea del Sur anunció que revisará la apertura de una oficina conjunta con el Norte, prevista para septiembre.

El diario estatal norcoreano Rodong Sinmun dijo que unidades especiales de Estados Unidos destacadas en Japón realizaron maniobras de vuelo dirigidas a «la infiltración en Pyongyang en caso de un cambio de dirección», en un artículo publicado este domingo, en el que cita como fuente a una radio surcoreana.

El texto, del que se hizo eco la agencia estatal de noticias KCNA, asegura que antes de esos ejercicios el submarino nuclear USS Michigan transportó varias unidades especiales desde Okinawa (sudoeste de Japón) hasta la base naval surcoreana de Jinhae (unos 410 kilómetros al sudeste de Seúl) a finales de julio o principios de agosto.

«No podemos dejar de tomar nota de las actitudes de doble juego de EE.UU., que está ocupado en organizar simulacros secretos que involucran a unidades especiales que matan a hombres mientras dialoga con una sonrisa en el rostro», dice el texto.

Rodong Sinmun tildó tales movimientos de ser «extremadamente provocativos y peligrosos» y querer «arruinar» la atmósfera de paz en la península coreana y el diálogo entre Pyongyang y Washington, así como «evitar la implementación» de la declaración firmada por los líderes de los dos países en su cumbre del 12 de junio en Singapur.

«Tales actos demuestran que EE.UU. está maquinando un complot criminal para desatar una guerra contra la RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial del país) y cometer un crimen que merece un castigo divino despiadado en caso de que el escenario injusto y bandidesco de la ‘desnuclerización primero’ falle».

El diario recomienda a Washington «reflexionar sobre sus actos», y asegura estar «tristemente equivocado si cree que puede intimidar a alguien con la ‘diplomacia de cañonero’ que empleaba como arma omnipotente en el pasado para lograr su siniestro propósito».

El diálogo entre el Norte y Washington para la desnuclearización del régimen norcoreano se ha enquistado debido a las diferencias entre ambos sobre cómo llevar a cabo ese proceso.

Como parte de ese enfriamiento de las relaciones, Corea del Sur aseguró que revisará la apertura de una oficina conjunta, cuya creación estaba pautada desde la reunión del 27 de abril entre los mandatarios Kim Jong-un y Moon Jae-in.

«La apertura de la oficina de enlace se planeó bajo (la condición de) un progreso tranquilo (hacia la desnuclearización del Norte), (…) pero creemos que existe la necesidad de volver a analizar el tema dados los nuevos acontecimientos», dijo el portavoz de la oficina presidencial de Seúl, Kim Eui-kyeom.

Hace tres días, Donald Trump canceló una nueva visita a Corea del Norte del secretario de Estado, Mike Pompeo, al considerar que «no se están realizando suficientes progresos» en las negociaciones, dadas las diferencias entre ambos sobre cómo llevar a cabo ese proceso.

Fuente: EFE

Fuente: Clarín