En su visita a Malargüe, Alfredo Cornejo no anduvo con tapujos a la hora de defender el fracking (técnica de fracturación hidráulica para la explotación de petróleo no convencional) ya que, según sus propias palabras, “este tipo de explotación se transforma en una puerta abierta para generar y sostener las inversiones, el empleo privado y los servicios”.

“Acá hay potencialidad y creemos que es una de las decisiones más importantes que hemos tomado en beneficio del departamento”, indicó el Gobernador sobre la reciente aprobación de la estimulación hidráulica, para luego añadir que “no es poca cosa que ahora tengamos un protocolo para que las empresas tengan seguridad jurídica a la hora de presentarse para explotar el petróleo no convencional”.

El primer mandatario admitió que es necesario generar trabajo en Malargüe y que para eso hay que meterle mano a todo lo que hay alrededor. “Era necesario para los malargüinos recuperar lo que ha sido una parte indisoluble de la historia de este pueblo, como lo es el hecho de que vuelva a tener la explotación de petróleo y de gas”.

“Es la mayor contribución que va a hacer este Gobierno a este departamento”, repitió una y otra vez Cornejo, que apuesta a la estimulación hidráulica para la explotación de petróleo no convencional en la zona como “salida del abandono que tenía Malargüe”, tal como lo definió al hablar del departamento sureño en materia de empleo.