El gobernador estuvo en nuestro departamento y obviamente que no pudo escapar al tema de la semana: el impuesto al vino que tiene en mente la Nación.

Aunque diplomático, teniendo en cuenta la alianza política con Macri, no dudó en lanzar varios títulos que prometen generar ruido.

“No se puede comparar bajo ningún punto de vista el vino con la gaseosa”, disparó sin anestesia, para después acoplar: “La industria del vino no se puede comparar con nada, ya que detrás hay una base agrícola importante, con mucha gente dependiendo de esta economía. No hay que olvidarse que la gaseosa o la cerveza se hacen con agua, en cambio el vino se hace con un producto natural como es la uva”.

El primer mandatario dice que la situación es paradójica, dado que por un lado se promociona internacionalmente el vino con impactantes videos publicitarios,  y por otro lado se pretende cargarle impuestos.

“No hay que olvidarse que el vino y la carne están asociados al turismo y se usan para promoción del país”, subrayó.

Aunque se mostró firme en el reclamo al gobierno nacional, aclaró que tiene gran respeto por Macri y sus políticas. Explicó que la única diferencia está enmarcada en este tema puntual.

“Que tengamos buena relación no me impide reclamar lo que creo que es justo para Mendoza. Yo no soy como Jaque o Paco Pérez que les hacían firmar cualquier cosa y nunca reclamaban nada”, finiquitó.

Silvio Barroso