A partir del mes que viene entran en funciones los jóvenes, de toda la provincia, que acaban de recibirse del Instituto Universitario de Seguridad Pública. Así lo confirmó el propio gobernador al hacer referencia a los nombramientos para agosto de los flamantes uniformados.

“Se trata de la primera camada del plan nuevo de estudios, a los que en breve les vamos a hacer entrega de uniformes y armas para que salgan a trabajar y dar el ejemplo a la ciudadanía reivindicando el prestigio de esta institución que es clave para la sociedad”, señaló Cornejo, al tiempo que agregó que “espero que ejerzan la función con responsabilidad, respetando los protocolos y procedimientos en la prevención, disuasión y represión del delito”.

El primer mandatario aseguró que después de mucho tiempo hay un plan de seguridad para Mendoza y que, aunque son leves, ya se están obteniendo buenos resultados. En ese sentido reconoció que hay que tener paciencia porque no se van a resolver de un día para otro los problemas de inseguridad.

Afirmó después, que la institución policial debe recobrar el prestigio, dentro de un sistema democrático, siendo eficiente y eficaz, de forma tal que “sea temida por los delincuentes y respetada por los ciudadanos de bien”.

El gobernador no dudo en afirmar que parte de esa tarea para que la fuerza policial recupere el buen nombre está en manos de los propios uniformados, subrayando sobre el particular que “necesitamos que los policías limpien la institución de los sujetos que le hacen mal con actos de corrupción”. Respecto de eso, no hay que olvidar que San Rafael tuvo en los últimos años varios casos donde los involucrados fueron efectivos, tales como un robo a una casa de cambio de moneda extranjera, el asalto a mano armada a un adolescente, la mejicaneada con una camioneta, y un hecho de coacción en una causa relacionada con la obtención licencias de conducir, solamente por nombrar algunos de los casos más conocidos.

Silvio Barroso