Desde el jueves pasado, casi toda la provincia de Hubei y su capital Wuhan, están aisladas del mundo por orden de las autoridades chinas para intentar frenar el brote de coronavirus. Unos 56 millones de habitantes viven confinados. Entre ellos se encuentra Karen Gómez, una joven quilmeña que obtuvo una beca para estudiar negocios en China.

«Yo estoy bien», contó la estudiante argentina en diálogo con TN. Según explicó, en Wuhan no cunde el pánico. «Se puede salir a la calle, tomando precauciones», aunque afirmó que «su rutina cambió un 100%” y el lunes se quedó «todo el día en su habitación».

Las entradas y salidas a la ciudad están bloqueadas. Las estaciones de trenes y los aeropuertos están cerrados. Ahora, se prohibió la circulación de vehículos en el centro de la ciudad para evitar la propagación del virus que ya dejó más de 100 muertos y 4.500 infectados.

Algunos países asiáticos y europeos comenzaron a organizar vuelos especiales para evacuar a sus ciudadanos fuera de Wuhan, pero Gómez afirmó que no recibió un comunicado oficial de que los puedan trasladar.

«Yo termino mis estudios en julio y no tengo previsto volver antes», adelantó la joven.

Sobre cómo es vivir en Wuhan en este momento de crisis sanitaria, Karen explicó que «desde hace dos días se declaró obligatorio el uso de barbijo» y que trata de seguir viviendo el día a día como puede.

«Los supermercados funcionan en un horario un poco más restringido, podemos salir a caminar, a comprar, nos encontramos con compañeros a tomar el té».

Consultada sobre la noticia de la construcción exprés de dos hospitales para atender a los pacientes en Wuhan, Karen dijo ya estar acostumbrada a la «dimensión china en cuanto a construcción».

«Vivo acá desde hace un año y medio y desde que llegué a la ciudad se construyeron tres líneas de subtes nuevas y la línea de subte que está cerca de mi universidad tiene 7 estaciones nuevas», afirmó. «Para China es algo normal», opinó.

«Acá la situación no es tan dramática, estamos en contacto y solo nos queda esperar«, afirmó. Tendrá que armarse paciencia. Según algunos epidemiólogos, el brote que se inició en Wuhan podría durar meses.

 

Fuente: www.tnmundo.com