La provincia de Buenos Aires se apresta a discutir la ley impositiva para 2020 en el marco de la Emergencia Económica en donde establece incrementos promedios para el año que viene que acompañan la inflación de este año, de alrededor de 55%, con pisos de 15% y techos que llegan hasta el 75% para los campos y hasta 90% para los inmuebles urbanos.

Pero Axel Kicillof no es el único gobernador que incrementará la presión impositiva. Hay otras provincias que ya lo hicieron y que hasta podrían disponer subas aún superiores. Ese parece ser el caso de Santa Fe, que hoy envió un proyecto de ley impositiva que ya generó malestar en el campo.

Acompañado por otro proyecto en donde se pide la ley de emergencia económica, social, alimentaria y de seguridad por dos años, el gobernador Omar Perotti solicitó a la legislatura santafesina un incremento en varios impuestos.

La gestión justicialista le solicitó a los legisladores aumentar el porcentaje de Ingresos Brutos para las cerealeras y bancos. En el caso de las primeras, quiere que pasen del 0,25% que tienen desde la época de Carlos Reutemann a un 2%, lo que significa un incremento de 700%. “Esta es una suba muy importante para ese sector. No son muchas empresas, no llegan a ser 20, pero es importante”, explicaron a Infobae desde el entorno de Perotti.

La gestión justicialista le solicitó a los legisladores aumentar el porcentaje de Ingresos Brutos para las cerealeras y bancos. En el caso de las primeras, quiere que pasen del 0,25% que tienen desde la época de Carlos Reutemann a un 2%, lo que significa un incremento de 700%. “Esta es una suba muy importante para ese sector. No son muchas empresas, no llegan a ser 20, pero es importante”, explicaron a Infobae desde el entorno de Perotti.

Sin embargo, un artículo de la norma llamó la atención y generó desconcierto en los hombres de campo que cuando empezaron a analizar la medida se encontraron que la suba podría ser mayor. “Van a usar un coeficiente para la actualización para grandes propietarios que se usó en la gestión de Miguel Lifschitz, cuando se prometió que se hacía por única vez. Pero ahora al volver a recurrir a ese factor de convergencia el aumento puede llegar al 89% cuando para el resto de las categoría será de hasta el 40 por ciento».

Con esta nueva explicación, el proyecto de ley que entró el lunes a la legislatura y que se comenzó a discutir hoy establece un adicional para las propiedades rurales que alcanza a inmuebles de más de 300 hectáreas en forma individual o conjunta que tendrán un aumento de 40% para los que superen el valor fiscal de $ 836.000 y con un alza que podría alcanzar el 89% para los que superen el valor fiscal de $ 1.870.000.

La otra gran provincia que también aumentará su presión durante 2020 es Córdoba. El gobernador Juan Schiaretti corrió con ventaja respecto de Kicillof porque cuando presentó la ley de Presupuesto hizo lo propio con los cambios impositivos, clausurando la discusión que hoy tiene el gobernador bonaerense en donde se le recrimina que se sabe de dónde va a recaudar pero no se sabe en qué ni cómo lo va a gastar, justamente porque no hay un nuevo presupuesto.

Pero Schiaretti también aprovechó para subir impuestos. Según la norma, el Inmobiliario Urbano tendrá un aumento promedio de 42% y también se llevará adelante una segmentación. En ese punto, en el gobierno provincial aseguran que el 67% tendrá una suba de 41% mientras que el 30% subirá 44%. El 2,5% de los inmuebles tendría un aumento superior a la inflación estimada para este año, con un alza de 58% (con techo de $ 2.500). Y sólo el 0,2% de los inmuebles (valuación fiscal mayor a $50 millones) recibirá una suba del 93 por ciento.

En lo que se refiere al Rural, desde la provincia señalan que el promedio del incremento será del 65%. Al igual que en el resto de los casos, se toma la extensión y la valuación, con un piso de 46% y un techo de 77% (el 5% de los inmuebles, sin tope).

Fuente: www.infobae.com