La Federación Económica de Mendoza dio a conocer esta semana los números de las ventas minoristas del mes de febrero. Las cifras son alarmantes para el comercio considerando que la baja fue del 15,5 por ciento. Es preciso señalar que se trata de un promedio de todos los rubros que operan en nuestra provincia. En ese sendero debe destacarse que hay sectores que sufrieron un desplome significativo, tal como los dedicados a las ventas de electrodomésticos y artículos electrónicos que sufrieron una caída del 22,5 por ciento.

Respecto del rubro indumentaria, el mismo tuvo un descenso del 17,5 por ciento frente al mismo mes del año pasado. En este segmento, desde la FEM señalaron que se vendieron prendas de menor valor y fue notoria la compra con tarjeta de crédito.

Los comerciantes indican que es por demás evidente la pérdida del poder adquisitivo de las familias y no es menor el número de personas que recurren al plástico generándose deudas monumentales.

En Alimentos y Bebidas el despacho en cantidades retrocedió 9,14 % anual. Los precios de los productos siguen trepando, en algunos casos muy fuertemente. Aquí hay algo para destacar: una tendencia que viene desde hace meses es la elección de comestibles de segunda y tercera marca.

Las casas de ventas de celulares y artículos relacionados están en terapia intensiva, dado que las ventas se desplomaron casi en un 23 por ciento. Este tipo de comercios son los que más bajaron la persiana.

 

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv