Las protestas continuaron este martes en Chile, en su jornada número doce de violencia. Al igual que en el día de ayer, una multitud se manifestó en la Plaza Italia y frente al Palacio de La Moneda, en Santiago, para exigir demandas sociales al presidente Sebastián Piñera tras el anuncio de importantes cambios en su Gabinete.

El lunes, el mandatario chileno confirmó la remoción de ocho de sus veinticuatro ministros y presentó a sus reemplazantes, en un acto en el que afirmó que el Gobierno «tiene que cambiar y enfrentar nuevos desafíos en nuevos tiempos».

Sin embargo, la tensión en las calles continúo durante el día de hoy y derivó en nuevos enfrentamientos entre quienes protestaban y las fuerzas de seguridad.

En medio de los disturbios, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile denunció que uno de sus observadores fue herido por siete balinazos durante una de las manifestaciones en el centro de Santiago, en las cercanías de la Plaza Italia.

A través de Twitter, el organismo, que en los últimos días hizo múltiples denuncias sobre las acciones violentas de las fuerzas de seguridad, informó que el colaborador fue retirado del lugar por sus colegas y trasladado a un centro asistencial.

En tanto, en la Alameda se repitieron las escenas de barricadas, pequeños incendios y corridas.

Ante esta situación, la Policía volvió a poner en marcha un importante operativo de dispersión en el que se usaron camiones hidrantes y gases lacrimógenos contra los manifestantes, que respondieron con piedrazos.

Durante la tarde, el flamante ministro del Interior, Gonzalo Blumel, manifestó: «La prioridad es recuperar la paz social, eso es lo que todos los chilenos quieren; la violencia es inaceptable y por eso le quiero pedir a todos los sectores que la rechacemos».

Las declaraciones del funcionario se produjeron luego de una reunión de Gabinete encabezada por Piñera, la primera después de la reorganización anunciada por el mandatario a comienzos de semana.

En relación con el incidente en el que estuvo involucrado el funcionario de DDHH, Blumel expresó a través de su cuenta de Twitter: «Me he comunicado con el director del INDH para conocer en detalle cómo se encuentra el observador herido. Lamentamos esta situación y le he pedido a Carabineros que se realicen las investigaciones correspondientes».

De acuerdo con un balance oficial difundido este martes por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Chile, el estallido social que se desató durante la noche del pasado 18 de octubre dejó hasta ahora un saldo de 20 muertoscientos de heridos 9.203 detenidos.

 

Fuente: www.tnmundo.com